12 de enero de 2019
12.01.2019
La Opinión de Murcia
Limpieza

Ojós se planta y acaba con las cañas del Segura "ante la inacción de la CHS"

El Ayuntamiento limpia los márgenes del río para evitar problemas ambientales y hacer la zona más atractiva

11.01.2019 | 21:48
Ojós se planta y acaba con las cañas del Segura "ante la inacción de la CHS"

El Ayuntamiento de Ojós ha iniciado la limpieza de los márgenes del río Segura para eliminar las cañas existentes. El alcalde del municipio, Pablo Melgarejo, ha destacado las actuaciones que se están llevando a cabo desde el puente tibetano hasta aguas abajo «con la intención de que la zona atractiva para el turismo de invierno».

Además, Melgarejo asevera que se ha dirigido en varias ocasiones a la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) para solucionar el problema. «Hemos requerido ayudas para cortar las cañas y no hemos obtenido respuesta, por lo que hemos decidido iniciar los trabajos por nuestra cuenta ante la inacción de la CHS», señala. Sin embargo, desde el organismo de cuenca se aclara que es una práctica habitual que sean los propios ayuntamientos los que acometan estos trabajos, aunque se asegura que otras veces es la CHS, cuando lo estima necesario, la que emprende actuaciones.

La caña común que puede verse en el Segura y en otros ríos y cursos fluviales de la Región de Murcia está considerada como una especie invasora procedente de Asia. Es una planta semejante al bambú, del que se diferencia porque de cada nudo sale una única hoja que envaina el tallo. Puede alcanzar los seis metros de altura y tiene un tallo grueso y hueco

En la Región, estas especies sirven de protección a la fauna al ser muchas veces la única vegetación densa disponible. Muchas especies de aves, anidan o duermen en los cañaverales como medida de protección y al tener una fuente de alimentos.

Por el contrario, los problemas que generan los cañaverales en el río no son pequeños. El principal perjuicio es que no dejan crecer a otras especies, al margen de que terminan por exterminar a otras plantas que pueblan las riberas del río. Además, sobre todo en invierno, las cañas secas constituyen un auténtico polvorín que en ocasiones provoca incendios de consideración en las zonas donde crece el bosque de ribera.

Los distintos ayuntamientos de la Comunidad que luchan contra la caña quieren dejar claro por otra parte que su intención no es la de eliminar la caña por completo, puesto que parte de la fauna que puebla el río Segura debe su supervivencia a este vegetal, pero sí circunscribirla a algunas zonas y controlar su expansión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook