Los Reyes Magos de Oriente llegaron a Lorca en tren hasta la Estación de Sutullena y posteriormente recorrieron las principales calles de la ciudad en calesas tiradas por caballos hasta el Ayuntamiento, desde cuyo balcón saludaron a los cientos niños que se habían concentrado en la Plaza de España dirigiéndoles unas palabras.

Desde la Estación de Sutullena se dirigieron hasta el Óvalo de Santa Paula, para continuar por Juan Carlos I, Musso Valiente y Álamo, hasta llegar al punto de destino. Fueron recibidos por el alcalde, Fulgencio Gil, en la sala de cabildos.

Tras su alocución en el balcón principal del consistorio, se desplazaron hasta el escenario instalado junto al Árbol de Navidad en la Plaza de España, donde mantuvieron un contacto con los más pequeños y recibieron las cartas de los más rezagados.

Melchor, Gaspar y Baltasar se desplazaron también hasta el Hospital Rafael Méndez, donde entregaron regalos a todos los niños que se encuentran ingresados en el centro sanitario.

Por la tarde se llevó a cabo la gran Cabalgata de Reyes, que partió a las seis de la tarde desde la barriada de La Viña, teniendo como destino la Plaza de España, en la que se había instalado un belén viviente. Participaron un total de 24 grupos con 400 figurantes y ocho carrozas, a la vez que se repartieron siete toneladas de caramelos a lo largo de todo el recorrido.

Los Reyes Magos fueron escoltados por comitivas integradas por algunas de las instituciones más prestigiosas y representativas de la ciudad. Melchor estuvo acompañado por miembros del Paso Blanco; el rey Gaspar, por representantes del Paso Azul; mientras que Baltasar iba escoltado por miembros de la Federación San Clemente.

Una carroza desfiló con la estrella, el Rey León y la Sirenita junto a las carrozas de los tres Reyes Magos. También formaron parte de la comitiva el tren con el Cartero Real, números musicales como 'El lago de los cisnes' o el 'Circo Vintage', 'La patrulla canina', el mundo submarino, marionetas gigantes y el 'Ballet de las estrellas', amenizado todo ello con música y la presencia de los más reconocidos personajes de Disney.

Entre las ocho carrozas que desfilaron ayer hubo dos relacionadas con las obras musicales lorquinas que más éxito han cosechado hasta el momento: 'La dama y el vagabundo' y 'El pequeño mundo de la música'.

La noche de Reyes se cerró con un espectáculo de fuegos artificiales. Los actos comenzaron el viernes con el recibimiento de los Pajes Reales, que fueron los encargados de recoger las últimas cartas. Esa misma tarde se pudo degustar en la calle Corredera un roscón gigante con más de mil raciones gratuitas.