26 de diciembre de 2018
26.12.2018
Sucesos

Detenido tras golpear a un enfermero que tocó a su puerta por error en Las Torres

La Benemérita arresta a un chico de 23 años acusado de dar al sanitario puñetazos en la cabeza al grito de "pero tú de qué vas" y "te voy a matar"

26.12.2018 | 04:00
Detenido tras golpear a un enfermero que tocó a su puerta por error en Las Torres

La Guardia Civil ha detenido a un joven de 23 años de edad, que responde a las iniciales J. M. M., después de que, presuntamente, golpease a un sanitario que llamó a su timbre por equivocación, indicaron fuentes cercanas al caso.

El suceso tuvo lugar en una calle de Las Torres de Cotillas. Según apuntó posteriormente la víctima, en la pertinente denuncia que interpuso en dependencias de la Benemérita, todo comenzó cuando, como parte de su trabajo como enfermero del servicio de atención médica, le mandaron a un domicilio, para atender a un enfermo crónico.

Le dieron una dirección y, cuando llegó al sitio, se percató de que no estaba indicado en ningún portal el número específico que le habían dado, que era el 10. Así que, por deducción, llamó a la puerta siguiente al 8, dando por hecho que era allí.

Entonces, prosigue la víctima, salió una joven de la puerta de un garaje contiguo, y le dijo que la persona a la que tenía que curar era un hombre mayor al que ella estaba cuidando.

Y fue entonces cuando, del domicilio al que el sanitario había llamado al principio, salió un sujeto que empezó a gritarle, presuntamente, cosas como 'pero tú de qué vas', muy agresivo, señalaron las mismas fuentes.

A continuación, continúa el enfermero, este individuo, presuntamente, le lanzó varios puñetazos, que le alcanzaron en el rostro y en la cabeza. La víctima intentó protegerse de su atacante poniendo sus brazos en su cabeza. Mientras, la vecina también intentó mediar y le dijo al atacante que parase, que se calmara.

Asimismo, relata el enfermero, el agresor le gritó en varias ocasiones 'te voy a matar'. Acabó volviendo a su casa, pero el sanitario se percató de que el sospechoso no dejaba de mirar por la ventana.

La víctima finalmente decidió marcharse del lugar, ya que temía que el joven volviese a salir de su casa y repitiese la agresión.

En su denuncia, dejó claro que en todo momento se identificó como sanitario y que, de hecho, llevaba el uniforme.

Dado que estaba claro dónde vivía el sospechoso, la Guardia Civil lo arrestó enseguida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook