16 de diciembre de 2018
16.12.2018
La Opinión de Murcia
Desaparición

Familiares, amigos y voluntarios anónimos mantienen la búsqueda de Alberto Hernández

Hacen un llamamiento a todos aquellos que quieran colaborar en las batidas, que se realizarán todos los domingos

16.12.2018 | 17:08
Alberto, junto a su perra Nala.

A pesar de las fechas prenavideñas, las batidas en la búsqueda de Alberto Hernández Cortés, desaparecido en 4 de agosto en el entorno de Casas Nuevas, se mantienen de forma continuada todos los fines de semana.

La familia del joven, encabezada por su hermano Jero, amigos y voluntarios anónimos siguen rastreando de forma continuada y metódica la zona donde fue localizada la última señal del móvil del Alberto durante la noche de su desaparición.

En estas fechas entrañables de reuniones familiares y alegrías, todos los que conocían a Alberto, sienten que les sigue faltando algo y es por este motivo por el que no cesarán los rastreos y batidas a la sierra hasta que encuentren algún indicio que pueda llevarles al paradero de Alberto.

Su hermano Jero afirma que se encuentran como en una ''montaña rusa emocional'' y destaca que ''cada mañana me levanto con una fuerza que no puedo explicar. Llevo el peso y el dolor de mi familia. Somos una sola conciencia que por la mañana piensa que Alberto sigue con vida, al mediodía piensa que Alberto tuvo un accidente, por la tarde piensa que Alberto se quiso ir, por la noche piensa que Alberto fue quitado de en medio por alguien sin corazón€''

Cada fin de semana se convoca a través de las redes sociales, por grupos de WhatsApp habilitados por la familia o simplemente acercándose a la zona de encuentro, a todos aquellos voluntarios que quieran contribuir con la búsqueda de Alberto por Sierra Espuña. En ocasiones las zonas de rastreo son parajes llanos pero en otras son más abruptos y escarpados donde la familia prefiere que no acceda gente sin experiencia para no ocasionar ningún problema, ya que las batidas no cuentan con colaboración de servicios de emergencias.

Es por este motivo por el que siguen pidiendo ayuda de todas aquellas personas que quieran contribuir con la búsqueda, así como grupos más especializados que deseen pasar un día junto a ellos, cualquier ayuda es poca venga de donde venga y en cualquier caso es siempre agradecida.

Nala, un perro muy cercano a la familia y sobre todo a Alberto, quien acompañaba al joven en algunos de sus paseos se une a todas y cada una de las búsquedas ''siente como si le faltara alguien y eso se nota en su manera de comportarse en cómo nos mira a quienes le acompañamos y cómo no ceja en el empeño de encontrar a Alberto'', aseguran.

Las batidas seguirán todos los domingos, ''cuantos más voluntarios seamos mejor y siempre estaremos agradecidos a aquellas personas que quieran unirse a nosotros'', afirma Jero Hernández a quien pueden dirigirse todas aquellas personas interesadas a través de su red social en Facebook para participar en las batidas que se realizan.

 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook