10 de diciembre de 2018
10.12.2018
Tradición

Un sentimiento que ya es eterno

Miles de vecinos de Mula y Moratalla salen a la calle para celebrar que sus tambores han sido declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

10.12.2018 | 04:00
Un sentimiento que ya es eterno
Un sentimiento que ya es eterno

Redoblaron en toda España y no fue para avisar de la guerra, sino mandando un mensaje al mundo de unión entre los pueblos. Durante la mañana de ayer se 'rompía la hora' en diecisiete pueblos de España, entre ellos Mula y Moratalla, para festejar la inclusión del 'las tamboradas, repiques y rituales de tambor' en la lista de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, a través de la candidatura presentada de manera conjunta por el Consorcio de ciudades del Tambor de España.

Por ambas poblaciones pasaron a lo largo de la jornada, el presidente del Ejecutivo Regional, Fernando López Miras, quien estuvo acompañado del delegado del Gobierno en la Región, Diego Conesa. Tampoco faltaron a la cita el portavoz del PP y de Podemos, Víctor Martínez y Óscar Urralburu, respectivamente, entre otros políticos.

En Mula, tras el anuncio de la llegada del mediodía al sonido de las campanadas de la Torre del Reloj y la tradicional llamada a la tamborada que marca el inicio de la noche de Martes Santo, miles de tambores repicaban al unísono en la plaza del Ayuntamiento.

Los muleños salieron a la calle para disfrutar de la jornada ataviados con sus túnicas negras y su tambor en un sentimiento que recorría los cientos de kilómetros que distan entre los diecisiete pueblos españoles que ayer sonaban a la misma hora y por el mismo reconocimiento.

Unas cuatro mil personas, entre tamboristas y curiosos, llenaban las calles de Mula para celebrar esta ocasión histórica para sonar durante toda la jornada que se prolongaba hasta pasadas las ocho de la tarde. Un reconocimiento a dos siglos de tradición tamborista que, pese a la persecución social de antaño, fue mantenida viva la costumbre de zurrir tambores por las calles por miles de muleños durante muchas generaciones y un reconocimiento, como bien destacaba el propio presidente, ''al trabajo que han venido desempeñando desde hace años los vecinos de Mula y Moratalla en la defensa de esta tradición y este festejo que hoy convierten a la Región de Murcia en capital social y cultural del mundo''.

López Miras no perdió la oportunidad de unirse al festejo y, con su túnica negra y su tambor, se atrevía a hacerlo sonar tras recibir ''una clase avanzada del propio alcalde de Mula que espero no haya desentonado entre los tamboristas'', afirmaba.

En Moratalla, desde primera hora de la mañana cientos de tamboristas se concentraban en la mítica plaza de la Farola ataviados con sus túnicas multicolor tan características del festejo en la población del Mazapán. A las doce de la mañana, tras los discursos, el presidente de la Asociación de Tamboristas, Juan Nicolás Martínez, pedía a todos los congregados que ''suenen los tambores'' y un redoble de alegría y alboroto recorría todas las calles del casco antiguo en señal de júbilo.

Por su parte, el alcalde, Jesús Amo, quiso agradecer el trabajo tanto del Consorcio como de todas las juntas de la Asociación que ha trabajado durante casi diez años, de manera muy intensa por la candidatura: ''Creo que este hito va a marcar un antes y después en la promoción del municipio'', concluyó.

Por último, la titular de Cultura y Turismo, Miriam Guardiola, puso de manifiesto que se trata de un día ''muy importante para todos los murcianos, porque nos hace más grandes como Región'', matizando que ''no sólo es importante a nivel turístico, sino también a nivel cultural. Nuestras tradiciones, nuestras raíces y nuestro legado vivo es lo que perdura en el tiempo''.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook