22 de noviembre de 2018
22.11.2018
Sucesos

Destroza un salón de apuestas en Jumilla tras perder cientos de euros en las tragaperras

La Guardia Civil detiene al hombre, de 25 años, por causar daños por varios miles de euros

21.11.2018 | 21:10
Destroza un salón de apuestas en Jumilla tras perder cientos de euros en las tragaperras
Dos de las máquinas que quedaron destrozadas.

Lo que empezó como una noche de juego terminó en una 'locura' que le llevó a destrozar un salón de apuestas de Jumilla al perder cientos de euros en las tragaperras. La Guardia Civil detuvo a un joven de 25 años de edad, vecino de la localidad, por un delito de daños como presunto responsable del destrozo de una veintena de máquinas. El detenido estaba cansado de perder dinero en los juegos de azar: máquinas tragaperras, ruletas y apuestas deportivas. Finalmente decidió tomarse la justicia por su mano y armado con un cuchillo entró al local amenazando a las empleadas y clientes. El joven estaba muy alterado y fue golpeando todas la máquinas del salón hasta causar importantes destrozos económico, rompiendo las pantallas y arrancado los claves de la instalación eléctrica.

La Guardia Civil de Jumilla ha informado que la empresa Vega Media, perteneciente a Apuestas Valor, ha presentado la correspondiente denuncia en el cuartel de la localidad, y la persona detenida deberá responder ante un juez del juzgado de instrucción de Jumilla. La detención se engloba en el apartado de un presunto delito de daños al superar los destrozos ampliamente la cantidad de 400 euros, según fuentes de la Benemérita. Los daños totales no han sido cuantificados por la empresa, aunque podrían llegar a varios miles de euros. Pese a todo, al día siguiente del suceso, el local se encontraba a pleno rendimiento.

El salón de apuestas destrozado se encuentra en pleno centro de la ciudad de Jumilla, concretamente en la calle Fernando III esquina con Portillo de la Glorieta, y lleva abierto en el municipio unos cinco años. Está situado a menos de cien metros del colegio público Mariano Suárez y del Instituto de Educación Secundaria Arzobispo Lozano.

Desde su apertura, el local de apuestas destrozado tuvo que adaptarse a la normativa sobre ruidos tras las quejas planteadas por los vecinos de un edificio situado en la planta superior del establecimiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook