06 de noviembre de 2018
06.11.2018
La Opinión de Murcia
Judicial

"Yo cuando salgo de mi casa a partir de las doce de la noche llevo un cuchillo, por si acaso"

Se enfrenta a nueve años y once meses de cárcel por intentar matar a un hombre a puñaladas en un bar de Abanilla

06.11.2018 | 12:29
"Yo cuando salgo de mi casa a partir de las doce de la noche llevo un cuchillo, por si acaso"
"Yo cuando salgo de mi casa a partir de las doce de la noche llevo un cuchillo, por si acaso"

Se enfrenta a nueve años y once meses de cárcel por intentar matar a un hombre en un bar de Abanilla, allá por enero de 2017. Pero él dice que no quería matarlo. Que solo pretendía "asustarlo". La Audiencia Provincial de Murcia acogía este martes el juicio contra Francisco Jesús C. P., que admite que acuchilló a un conocido en el pueblo, aunque alega que, cuando lo hizo, iba drogado.

Al principio de la vista, el abogado defensor de Francisco Jesús aportó un informe en el que acredita que el sospechoso tiene "una discapacidad reconocida de un 65%", así como "inteligencia límite". A continuación declaró el procesado. Insistió en que no quería matar al hombre, que "quería asustarlo porque me amenazó verbalmente". "¿Que le dijo?", preguntó el fiscal. "Cosas", respondió el acusado. "Es que hace tiempo, no me acuerdo de las cosas", añadió.

Al hombre al que acuchilló "lo conozco de toda la vida". "Yo cogí el cuchillo para asustarlo nada más", subrayó.

Luego, a preguntas de su letrado, contó que él consume droga desde que tenía 13 años (ahora tiene 40). También relató que ha estado cinco veces ingresado en un psiquiátrico. Y habló de su familia. "Mi padre falleció en la cárcel de sobredosis", recordó.

Preguntado por la razón de que llevase un cuchillo encima aquella noche, remarcó: "Yo cuando salgo de mi casa a partir de las doce de la noche llevo un cuchillo, por si acaso. He estado 16 años en la cárcel y he visto muchas cosas".

La víctima, por su parte, indicó que en la noche de 22 de enero de 2017 fue al pub con su primo. "Llegué yo allí con mi primo, fuimos a tomarnos una copa, entró el acusado, nos saludó y yo lo saludé. Sin mediar palabra comenzó a asustarme", aseguró.

Empezó un forcejeo entonces, recordó, en el cual él se llevó la peor parte. "Yo ya noté la mano que la llevaba sangrando. Me salí corriendo para la calle para pedir auxilio y ya me llevaron a urgencias", explicó el hombre.

"Fue muy rápido, cuando vi que se metió la mano al vientre y sacaba algo (en referencia al cuchillo) ya me imaginé algo. Mi primo se quedó con él, sujetándolo, y a mí me llevaron a urgencias", reiteró el lesionado.

La víctima recuerda de su agresor "la cara que llevaba, de pocos amigos". "Si me da bien, pues me deja en el sitio", aseveró, al tiempo que dijo que llegó a temer por su vida. "Yo nunca lo había visto así. Si no llega a estar mi primo, yo creo que me hubiese dejado ahí en el sitio", elucubró.

Además, el hombre contó que "el día anterior (al ataque) doné sangre, y había perdido mucha sangre".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook