11 de octubre de 2018
11.10.2018
La Opinión de Murcia
Quejas

Una calle al son de los okupas en Lorca

Los vecinos de la vía Martín Piñero se hartan de que tras numerosas denuncias "haya tenido que arder una casa" para que salga a la luz "que hay muchas viviendas ocupadas y llenas de basura"

11.10.2018 | 04:00
Una calle al son de los okupas en Lorca

Vecinos de la calle Martín Piñero, ubicada en pleno casco histórico de Lorca, colindante con la Casa Consistorial, denuncian el mal estado en el que se encuentran varios de sus inmuebles, que son ocupados de forma indiscriminada por indigentes y en los que las garantías de seguridad, «brillan por su ausencia». El martes por la noche se registró un nuevo incendio en uno de los edificios, ocupado ilegalmente por tres personas, dos hombres y una mujer, dos de las cuales tuvieron que ser atendidas por los servicios sanitarios por inhalación de humo.

La citada calle, según los vecinos, «se encuentra en un estado lamentable, con viviendas abandonadas y a cuyos propietarios, el Ayuntamiento debería obligar a que limpiaran y controlaran para evitar que sean ocupadas por indigentes, como está ocurriendo desde hace tiempo». En la zona se han registrado varios incendios y los vecinos temen «que tenga que ocurrir una desgracia para que se tomen medidas». Los residentes aseguran que las calles colindantes se encuentran arregladas y se preguntan por qué en esta calle «que esta pared con pared con el Ayuntamiento, no ocurre lo mismo».

Según Carmen, una de las vecinas, «estamos dejados de la mano de Dios, todo está lleno de okupas y por aquí no pasa nadie a vigilar»; también añade que «el Ayuntamiento tiene que hacerse cargo de la situación y obligar a los propietarios a que limpien y mantengan en condiciones sus inmuebles». Esta vecina asegura asimismo que «por aquí vienen personas a drogarse y algún día va a pasar algo gordo y será entonces cuando empiecen a adoptar soluciones». La calle,según esta vecina, «apenas tiene luz y la seguridad es nula». Se encuentra además próxima a una zona de copas y «en los soportales la gente viene a drogarse, a orinar y nadie los vigila. Es un puro desastre».
En el incendio registrado el martes y debido a la gran cantidad de agua que tuvieron que arrojar los bomberos y a la gran cantidad de basura acumulada que había en el interior, colapsó una de las habitaciones del edificio de tres plantas, según informó ayer el edil de Emergencias, Juan Miguel Bayonas.

Por su parte, la viceportavoz del grupo municipal socialista, Marisol Sánchez, denuncia que los vecinos «llevan años exigiendo al alcalde soluciones para evitar episodios como los que se registraron el martes por la noche, aunque no hubo que lamentar desgracias personales». Desde hace años, según Sánchez, «los vecinos conviven con solares y viviendas abandonadas, habitadas por okupas y repletas de cantidades ingentes de basura y escombros», algo que el PSOE viene denunciando de forma reiterada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook