03 de octubre de 2018
03.10.2018
La Opinión de Murcia
Investigación

En busca de la última señal del móvil de Alberto Hernández

La Guardia Civil continúa el dispositivo dos meses después de que el joven desapareciera al salir a pasear por el entorno de Sierra Espuña

02.10.2018 | 20:57
Varios coches de la Guardia Civil en el paraje de Casas Nuevas. donde se inició la búsqueda.

Las labores se retomarán hoy en Casas Nuevas.

La Guardia Civil regresa a Casas Nuevas en un nuevo rastreo por las inmediaciones del paraje donde se localizaba la última señal del móvil de Alberto Hernández, el joven desaparecido el pasado 4 de agosto cuando salió a pasear por el entorno de Sierra Espuña. Han pasado dos meses desde que se perdiera la pista del joven y desde entonces se han seguido varias pistas ciudadanas que han resultado contradictorias.

El pasado sábado familiares y amigos convocaban una batida voluntaria por los parajes cercanos a la pedanía muleña y durante la jornada de ayer la Guardia Civil regresaba a la zona con un rastreo a pie del Servicio de Cinología, especialista en rastreo, con apoyo de unidad canina, así como una unidad de Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) en un reconocimiento de nuevo en la presa, así como Policía Judicial, quien se ha hecho cargo de la investigación, en una zona de ramblas de Sierra Espuña.

La búsqueda podría seguir durante la jornada de hoy siguiendo la última señal del teléfono móvil de Alberto localizada el primer día de búsqueda oficial tras la desaparición y que llevan al entorno de la Finca de Los Cobos, en una zona relativamente cercana a Casas Nuevas, donde se sospecha que pueda localizarse el joven.

A pesar de que la investigación se ha mantenido abierta durante todo el tiempo desde que se denunciara la desaparición, no ha sido hasta ayer cuando los equipos de Guardia Civil han vuelto a la zona para un nuevo rastreo y nuevos indicios que puedan llevar al paradero del joven.

Alberto Hernández tiene 30 años y se encontraba en un momento difícil, según han relatado en distintas ocasiones familiares del joven. Sin un trabajo estable y muy unido a su familia era una persona tímida al que le gustaba dar largos paseos, incluso de noche. Tras su desaparición se pensó que había podido perderse o desorientarse y pocas semanas después tomó fuerza el hecho de que pudiera estar en algún pueblo de la Comunidad Valenciana. En estos momentos la familia sigue pensando que nunca salió de Sierra Espuña y la Guardia Civil mantiene las mismas sospechas, de ahí que las labores de búsqueda se hayan centrado nuevamente en la zonas e inmediaciones donde se localizaba la última señal del móvil.

Los familiares por su parte han convocado una nueva batida para el próximo sábado peinando una extensa zona que seguirá las labores desarrolladas la pasada semana y en la que participaron cerca de una treintena de personas entre familiares y voluntarios.

La zona de búsqueda cuenta con espacios llanos y de cultivo que han sido peinados en diversas ocasiones y que a diario son visitados por agricultores, así como zonas escarpadas y boscosas de más difícil acceso y donde las labores de rastreo se complican para especialistas y mucho más para gente que no tiene experiencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook