11 de abril de 2018
11.04.2018
Justicia

Al banquillo por apalear hasta la muerte a su perra enferma en Alhama de Murcia

Tras golpearla, la arrojaron, moribunda y con precintos en la boca, a un contenedor de basura

11.04.2018 | 04:00
La perra Betty, cuando fue rescatada.

Recurso ante la Audiencia porque no es «abandono»

  • El asunto estaba ya listo para juicio, pero la acusación particular en el caso ha presentado un recurso ante la Audiencia Provincial de Murcia. El motivo, según explicó Raquel López Teruel, abogada y alma mater del despacho animalista deanimals.com, es que en la calificación fiscal se considera lo ocurrido un «delito de abandono», que sólo tendría una multa. La letrada quiere que se rectifique lo que considera «un error», ya que, en este caso, se trataría de un maltrato grave, ya que el animal acabó muriendo. Actualmente, el Código Penal establece que quien maltrate a un animal que esté domesticado puede ser condenado como máximo a 18 meses de cárcel.

La golpearon y la arrojaron, moribunda y con cinta adhesiva en la boca, a un contenedor de basura de Alhama de Murcia, allá por 2016. La rescató de allí, aún viva, un vecino, que avisó tanto a la Policía como a la protectora de la localidad. Finalmente, la víctima, de avanzada edad, no logró sobreponerse y murió. Ahora, su caso llega a los tribunales.

El despacho animalista De Animals busca justicia para una perra que perdió la vida, presuntamente a manos de miembros de la propia familia de humanos con la que había vivido años. La abogada que se ocupa del caso, Raquel Marín, sentará en el banquillo a los acusados, parientes que, según indicaron fuentes cercanas a la investigación, ahora se van echando la culpa uno a otro.

De Animals solicita que a los responsables de la muerte de la perra, llamada Betty, les caiga el máximo que prevé la ley para estos casos de maltrato animal con resultado de muerte: 18 meses de prisión. Asimismo, pide que se aplique el agravante de ensañamiento, dado el estado del can. También solicita que a los responsables se les prohíba tener animales durante cuatro años.

Se da la circunstancia de que la perra, de más de diez años, tenía cáncer en las mamas. Las mismas fuentes explicaron que sus dueños podrían haber decidido tirarla a la basura después de que el veterinario al que la llevaron les dijera que era necesario sacrificarla. Ellos, presuntamente, optaron por ahorrarse los costes de la inyección y posterior incineración del animal. De esta manera, optaron por ´sacrificarla´ ellos mismos, a golpes. El animal presentaba heridas en la cabeza, en el lomo y en las extremidades.

Desde la protectora de Alhama, de nombre Peludines, comenzaron, cuando se halló a la perra, una campaña en redes sociales con el fin de tratar de que alguien reconociese al animal y dar así con los culpables de haberla arrojado viva a la basura. Y se logró identificar a los dueños.

Hace dos meses, el fiscal de Medio Ambiente de la Región, Miguel de Mata, decía a este periódico que «maltratar a un animal que está en tu casa y depende de ti es una psicopatía. Ahorcar a un perro, por ejemplo, supone una perversión tremenda».

Un juzgado de Palma condenaba hace unos días a un hombre a seis meses de cárcel por un delito de maltrato animal por no tratar a su perra enferma ni llevarla al veterinario durante unos seis meses en el Coll den Rabassa hasta que el can, llamado Luna, finalmente falleció en 2016.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook