02 de abril de 2018
02.04.2018
Sucesos

Asaltan tres chalés en Molina de Segura y violan a la dueña de uno de ellos

La Policía Nacional tiene tres denuncias por los hechos - Los ladrones, cuatro varones, cogieron los cuchillos de las casas para intimidar a las personas

02.04.2018 | 17:09
Asaltan tres chalés en Molina de Segura y violan a la dueña de uno de ellos

La Policía Nacional investiga tres asaltos a viviendas anoche, dos en Monte Príncipe y una en Altorreal (Molina de Segura), indican fuenets policiales. En el último robo, una mujer que vive en la casa denunció que los ladrones abusaron sexualmente de ella y golpearon a su marido.

Los ladrones, cuatro varones, cogieron los cuchillos de las cocinas de las mismas casas para intimidar a las personas.

En al menos dos de los tres asaltos había moradores en las viviendas. En uno de ellos, en Monte Príncipe, los cacos no tuvieron ningún contacto con los moradores. Las personas que viven en la casa oyeron ruido y, cuando fueron a mirar, los cacos ya se estaban marchando. 

Los testigos hablan de que los sospechosos, que iban encapuchados, tienen acento árabe. Se llevaron dinero y joyas. La Policía los sigue buscando.

A las viviendas asaltadas se desplazaron profesionales de la Policía Científica

No es la única zona del municipio con problemas de delincuencia. Lo denunciaban hace unos días en este periódico. El Llano de Molina, la más joven de las pedanías de este municipio, lleva semanas en el punto de vista de los amigos de lo ajeno. Es lo que denuncian los vecinos de la zona, a los que les gustaría contar con más presencia policial, con el fin de que los ladrones se olvidasen de su pueblo.

«Se llevan de todo. Los coches, entran en las casas... y estamos hartos de poner denuncias», cuenta un vecino a LA OPINIÓN. «Cuando entraron a mi casa, se llevaron los portátiles, oro y dinero, unos 150 euros». Otra vecina, a su lado, relata que esta misma semana alguien se llevó su coche, que estaba estacionado en la calle. Tienen este problema de delincuencia «cerca de tres semanas o un mes», apuntan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook