01 de diciembre de 2017
01.12.2017
Patrimonio

El busto de Adriano hallado en Yecla viaja a Sevilla para una exposición

La escultura encontrada en el yacimiento de Los Torrejones protagoniza una muestra sobre la vida romana en tiempos del emperador en el Museo Arqueológico de la ciudad hispalense

30.11.2017 | 22:49
El busto de Adriano hallado en Yecla (al fondo) protagoniza la exposición de Sevilla.

El busto del emperador romano Adriano que fue encontrado hace casi tres años en el yacimiento arqueológico de Los Torrejones de Yecla se ha convertido en la pieza principal de la exposición Adriano Metamorfosis (117-2017). El nacimiento de la nueva Roma, que acoge el Museo Arqueológico de Sevilla con motivo de la conmemoración de la llegada al poder del emperador y que recoge la transformación del imperio durante su mandato.

El busto de Adriano (76-138 d.C.), cuya cronología está datada en el año 135 después de Cristo, es una escultura esculpida en mármol blanco de 52 centímetros de alto y 25 centímetros de ancho. Junto a esta figura también fueron halladas una cabeza femenina de la misma época, cuyas dimensiones son de 17,5 centímetros de alto y 13 de ancho.

La muestra es fruto de la colaboración entre el Museo Arqueológico de Sevilla, la Junta de Andalucía, y las universidades Pablo de Olavide, de Sevilla y Carlos III. La inauguración se llevó a cabo anteanoche con la asistencia del concejal de Cultura del Ayuntamiento de Yecla, Jesús Verdú. La muestra, que se podrá visitar hasta el 8 de abril del 2018, se apoya en «la profunda conexión intelectual, política y vital entre el emperador Adriano y el imperio que tuvo que gobernar».

La exposición se desarrolla en las salas temporales del museo, incluyendo, además de parte de esas colecciones de escultura adrianea, el busto de Adriano, procedente del Museo Arqueológico Municipal Cayetano de Mergelina de Yecla, junto a piezas de los museos de Tarragona, Mérida y Badajoz. Verdú explicó que el busto de Adriano fue uno de los protagonistas de la inauguración celebrado en la capital hispalense. «Adriano fue un hombre de personalidad extraordinaria, cultivada en las filas del ejército, en las escuelas de Grecia, en la dura vida política romana y en la voluntad de viajar, conocer y transformar el mundo.

El resultado de su gobierno fue la integración, bajo la unidad política de Roma, de las culturas que conformaban el imperio, creándose así un mundo nuevo, nacido de aquella metamorfosis», tal y como recordaba en nota de prensa la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook