12 de mayo de 2017
12.05.2017
Conmemoración

Una nueva vida tras la herida

Lorca celebra el sexto aniversario de los terremotos sin actos oficiales y con el proyecto de reconstrucción avanzando firme para reorientar el desarrollo económico en el sector turístico

12.05.2017 | 10:30
La torre de la iglesia de la Virgen de las Huertas, tras el terremoto y en la actualidad.

Lorca vivió ayer sin actos de conmemoración oficial (sólo las campanas de San Francisco tocaron a difunto a las 18.47 horas, cuando se produjo el segundo seísmo) el sexto aniversario de los terremotos que devastaron la ciudad, que ultima su reconstrucción mientras comienza a retomar el dinamismo interrumpido por la catástrofe que causó 9 muertos, 324 heridos y 1.200 millones de euros en daños. Una cantidad similar se ha invertido desde los terremotos del 11 de mayo de 2011 para reconstruir y reparar lo dañado, pero esta inversión, la mayor inyección económica recibida por la ciudad en toda su historia, también ha sido aprovechada para reinventar Lorca y redefinir sus espacios.

La operación a la que ha sido sometida la ciudad se llama 'Nueva Lorca', título acuñado por la Comunidad y el Ayuntamiento para referirse al proyecto general de remodelación del casco urbano, con el que también se pretende reorientar la economía lorquina enfocándola al sector del turismo y los servicios.

Se trata de conseguir «una ciudad mejor» que antes de los seísmos, aseguró Fulgencio Gil, que hoy será investido nuevo alcalde de Lorca tomando el relevo a Francisco Jódar, que ha sido regidor de la ciudad durante lo más duro de la reconstrucción y que acaba de ser nombrado consejero de Agricultura y Agua. La consecución de la 'Nueva Lorca' ocupará un lugar destacado en su discurso de investidura ya que entra en la alcaldía para culminar un proceso que engloba la mejora de las comunicaciones, del urbanismo, la restauración de los monumentos, la revitalización del casco histórico, la construcción de nuevos equipamientos y la renovación de servicios.

La Asamblea de Afectados por los Terremotos, a través de su portavoz, Juan Carlos Segura, manifestó que el número de familias que aún no han regresado a sus casas está en torno a las 300, la mayor parte de ellas, las correspondientes a las 232 viviendas que hubo que demoler en el barrio de San Fernando. No obstante reconocen que prácticamente todos los edificios están en reconstrucción. Hay que recordar que como consecuencia de los seísmos fueron casi 1.200 viviendas las que hubo que demoler como consecuencia del fatídico suceso.

Lorca, después del terremoto y en la actualidad

Pincha sobre las imágenes para ver cómo ha sido la reconstrucción de algunos puntos del municipio que quedaron dañados.


 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook