El equipo de Gobierno de Lorca negó ayer que se vaya a producir el cierre del cuartel de la Guardia Civil ubicado en la pedanía lorquina de Zarcilla de Ramos. Es la respuesta que emitió ayer a la exigencia de la concejala de Izquierda Unida-Verdes Gloria Martín, quien el pasado martes pedía al alcalde que «mostrara su rechazo frontal al cierre del acuartelamiento de Zarcilla de Ramos».

Fuentes municipales calificaron ayer, en un comunicado de prensa, como «invención absoluta» las palabras de la concejala sobre la desaparición del cuartel de la Guardia Civil de Zarcilla de Ramos. «Tras consultar con la Delegación del Gobierno desmentimos rotundamente que se vaya a cerrar el cuartel de la Guardia Civil de Zarcilla de Ramos», señalaron las mismas fuentes antes de añadir que el cuartel presta «buen servicio a las pedanías del norte del término municipal y fue restaurado hace apenas unos años».

«Creemos que hay que ser más serios en la labor política de lo que desde IU han demostrado ser. Si se afirma algo habrá que basarse en la realidad y no en invenciones que sólo tienen por objetivo alarmar a la población», añaden desde el Consistorio.

La concejala de IU-Verdes Gloria Martín había reclamado al regidor de Lorca que ejerciera «la presión necesaria para evitar el cierre de la única infraestructura que, en materia de seguridad ciudadana, se encuentra radicada en el norte del municipio prestando servicio». También declaró que el cuartel «se integraría en los acuartelamientos de Bullas, Caracava y la propia Lorca», según citaron fuentes de la formación de IU-Verdes en un comunicado de prensa.