Agentes de la Guardia Civil han detenido a dos vecinos de Pliego, un hombre y una mujer, españoles, de 34 y 35 años, como presuntos autores de un delito contra la salud pública, al ser los propietarios de un invernadero «intensivo» de marihuana, con un centenar de plantas y más de un kilo de marihuana seca dispuesta para su venta, según informó ayer la Benemérita en un comunicado. Agentes especializados en prevención de la seguridad ciudadana iniciaron la investigación al detectar un fuerte olor a marihuana que provenía de un inmueble del casco urbano de la localidad. Los arrestados, una joven pareja, habían dispuesto una de las habitaciones de la vivienda a modo de invernadero de las plantas, que, posteriormente, trasladaban hasta la terraza del inmueble, donde continuaban su crecimiento. En la misma habitación contaban con un secadero portátil donde se finalizaba el proceso y distribuían en embalajes individuales. En la intervención han sido incautados útiles empleados en el cultivo, elaboración, embalaje y distribución de la droga.