04 de marzo de 2012
04.03.2012
Abanilla

La denuncia de un exempleado de Fenoll destapó los vertidos ilegales de la planta

El extrabajador, despedido en 2010, dice que participó en las tareas y que entre los residuos sin tratar hay ácidos de galvanizados

04.03.2012 | 05:00
Una imagen de las catas de los enterramientos ilegales.

Dos comparecencias cortas pero contundentes ante la Fiscalía Anticorrupción del exempleado de Proambiente Roberto Sebastián en 2010 son las que permitieron al Cuerpo Nacional de Policía y a un juzgado de Orihuela (Alicante) localizar los enterramientos de basura ilegales procedentes de la planta de Abanilla en La Murada (Orihuela) a final del pasado año y poner al descubierto una práctica denunciada por los vecinos. Una actividad que, asegura este testigo, se realizó durante casi años, pero nunca se había podido demostrar. Es más, ahora, gracias a este testimonio se han podido investigar supuestas irregularidades en la planta, propiedad de Fenoll y su familia.

La difusión de los detalles sobre estos enterramientos en suelo agrícola moviliza ahora a los habitantes de La Murada en torno a la plataforma Vertivega, que estima en más de medio millón de metros la superficie afectada y no sólo en La Murada, sino también en Abanilla o Torremendo, otra pedanía oriolana. La investigación trata de esclarecer ahora si existe contaminación del subsuelo y acuíferos por esos vertidos, actividad ilícita que se intensificó entre 2007 y 2010, según las dos declaraciones a las que ha tenido acceso este diario y fechadas el 10 de mayo y 2 de agosto de 2010.

Sebastián aportó los emplazamientos de «vertederos ilegales practicados por empleados de Ángel Fenoll y por órdenes de éste» en La Murada.

Añadió que se arrojaron restos de animales de mataderos, basura sin reciclar o ácido de galvanizados en terrenos privados con el consentimiento de los propietarios. «Las inspecciones –en aquel momento–?tanto del Seprona como de la Inspección de Trabajo eran conocidas por la empresa antes de que se produjeran, de manera que los trabajadores estaban avisados y tapaban los vertederos», dice. «Los agentes del Seprona –siempre según ese documento– acababan en el bar privado de Fenoll», al igual que los técnicos de Trabajo.

´Operación Subterráneo´
Las supuestas irregularidades en los enterramientos dieron lugar en Abanilla en abril de 2011 a otro procedimiento contra Fenoll, denominado ´Operación Subterráneo´, que nada tiene que ver con ésta y en el cual se llegaron a fotografiar los camiones de la basura en el mismo momento. Hubo diez imputados que investigan los juzgados de Murcia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook