16 de diciembre de 2011
16.12.2011
Lorca

Cinco expertos empiezan a restaurar 152 piezas del Museo Arqueológico

De los 4.000 objetos expuestos, sólo resultaron dañados un 3% y todos se pueden recuperar

16.12.2011 | 05:00
El director del Museo muestra varias piezas dañadas.

Cinco expertos restauradores de Madrid y Murcia trabajarán durante cuatro meses en la restauración de las 152 piezas del Museo Arqueológico Municipal que resultaron dañadas por los seísmos, según indicaron ayer la concejal de Cultura, Sandra Martínez, y el director del Museo, Andrés Martínez. Los trabajos, que se iniciarán la semana próxima, cuentan con el apoyo del Instituto de Patrimonio Cultural de España, dependiente del ministerio de Cultura, y tienen una inversión de 54.000 euros.

Se trata de piezas de las culturas íbera, argárica, judía, islámica y romana. La más antigua que se va a restaurar pertenece a la época calcolítica y está datada en el año 2.500 antes de Cristo.

El material que se va a reparar constituye un conjunto de bienes integrado, en su mayor parte, por piezas de cerámica, que son las más abundantes en el Museo, así como varios elementos elaborados con metal, además de objetos de vidrio, yeso, hueso e incluso una pintura mural. La tipología de daños es muy variada, pues incluye desde desprendimientos, fragmentaciones y deformaciones por impacto o tensiones hasta erosiones de reintegraciones cromáticas y roturas, fundamentalmente en las zonas unidas con adhesivos en restauraciones anteriores.
De las aproximadamente 4.000 piezas que hay en las instalaciones apenas han resultado dañadas por los seísmos un 3% y todas son recuperables, según afirmó Andrés Martínez.

Asimismo, indicó que algunas de las piezas que van a ser restauradas no volverán a ser expuestas debido al nuevo proyecto que se va a poner en marcha y que supondrá la incorporación de nuevos objetos procedentes de las últimas excavaciones y hallazgos, que se podrán contemplar una vez que el museo abra de nuevo sus puertas.

Para evitar más sustos, se colocará una primera vitrina antisísmica especial y se irán sustituyendo progresivamente el resto. «La experiencia ha servido para demostrar que había contenedores que no eran adecuados para conservar las piezas», explicó.

El director del Museo ha valorado de forma muy positiva que hayan comenzado los trabajos de restauración del inmueble. Los expertos repararán las piezas en la tercera planta del edificio, aislados, para que no les molesten los ruidos de las obras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook