06 de noviembre de 2011
06.11.2011
Mula

El arrui de Sierra Espuña sale a subasta

Las jornadas de Caza, Turismo y Gastronomía que se están celebrando este fin de semana en Mula incluyeron ayer la puja de estos animales

06.11.2011 | 11:02
Dentro de las jornadas, el público pudo degustar platos cocinados con carne de arrui.

­El arrui es el protagonista este fin de semana de las jornadas de Caza, Turismo y Gastronomía de Sierra Espuña que se están celebrando en Mula. El objetivo de esta iniciativa es fomentar el turismo basado en la caza para descubrir los recursos naturales de la comarca. Y esta propuesta cinegética se centra en el arrui, y se permite su caza controlada porque esta especie tiende a bajar a los valles de la Sierra de Ricote para comerse los cultivos. De hecho, los agricultores de la zona quieren que sea declarada especie invasiva por los destrozos que está causando en la sus cultivos.

El arrui o muflón del Atlas es, junto con el jabalí, el mamífero de mayor tamaño de la fauna murciana.

Es un animal originario de África, donde se distribuye de forma natural por zonas escarpadas y montañosas de las regiones desérticas. Es hervíboro y sus cuernos curvados y su barba larga son sus rasgos más peculiares.

Su carne es muy codiciada, por ello, dentro de las jornadas de Caza, Turismo y Gastronomía que se están celebrando este fin de semana, una de las actividades más destacadas es la subasta de lotes de arrui, que se llevó a cabo ayer por la mañana. Para que la caza esté controlada, los aficionados han de tener permiso de la Admistración, que se encarga de decidir cuántos arruis pueden cazarse en la comarca, y saca a subasta los lotes.

Este año han salido a subasta dos lotes de arruis de la Mancomunidad de Servicios Turísticos de Sierra Espuña, y seis del ayuntamiento de Mula. Cada lote está formado por dos arruis, un macho y una hembra. Los ganadores de la puja tienen derecho a cazar sus dos arruis, pero tienen unas condiciones para hacerlo. Un agente forestal los acompaña a la sierra y les indica cuáles son los arruis que le pertenecen. Una vez que el forestal le ha dado las indicaciones, el cazador ha de lograr capturar al animal en un máximo de tres días. Si en ese plazo no ha logrado cazarlos, pierde su derecho sobre el animal, se le reembolsa el dinero de la puja, y la persona que esté detrás de él en la lista de la subasta pasa a ser el propietario de los arruis. Los lotes están formados por un macho y una hembra, ésta última se incluye como ´obsequio´, pero no todos los cazadores la atrapan. La caza de los bóvidos tendrá lugar entre este mes y el de enero.

Los lotes se subastaron por el precio de salida: 3.000 euros cada lote de la Mancomunidad y 1.500 los del Ayuntamiento. Los primeros fueron adjudicados a Pedro Cánovas y Salvador Carmelo; y los del Consistorio a Luis Javier Carmona, Salvador Carmelo, Juan Antonio Carrasco, y tres para un mismo postor, Antonio Moreno.

Dentro de las jornadas, además de la subasta se realizaron otras actividades, a las que acudieron los alcaldes o representantes políticos de las localidades que cuentan con un terrenos de Sierra Espuña: Mula, Pliego, Alhama, Totana y Aledo. Las actividades se están celebrando en el edificio del antiguo hospital de Mula, que alberga la biblioteca y el archivo municipal. Precisamente en la sala de exposiciones se muestra Cuarenta años de caza en Sierra Espuña, una colección de fotografías y trofeos.

Además, se presentó el libro El arrui en Sierra Espuña, ¿oportunidad o amenaza?, obra del escritor y catedrático de la Escuela de Montes Alfonso San Miguel Ayanz. El ingeniero de Montes Jesús Losa Huecas también ofreció una conferencia sobre la caza como posible motor del desarrollo rural.

Los asistentes a las Jornadas pudieron degustar la carne de arrui, cocinada en varios platos de distintos restaurantes de la comarca. La Hospedería Rural de Casas Nuevas presentó sus albóndigas de arruis en salsa vegetal, el hotel monasterio de Santa Eulalia ofreció estofado casero de arrui, el bar del Casino preparó kebab de arrui con salsa de yogur, el restaurante Qoruus de Alhama cocinó punchas estofadas con arruis, el hotel Cigarralejo elaboró carbonada de arruis, el restaurante Hogar de Mula guisó el arrui con setas y el bar la Perdiz creó el plato ragú de arruis con salsa de castaña.

La plaza del hospital está repleta de stand mostrando la oferta turística y gastronómica de las localidades de la Sierra Espuña, que permanecerán allí hasta la clausura de las jornadas, que tendrá lugar esta tarde.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine