El ayuntamiento de Lorca ha solicitado al Gobierno regional una prórroga de dos semanas al plazo de solicitud de ayudas públicas para damnificados por los terremotos del 11 de mayo. El plazo terminó el 18 de junio para la reconstrucción y reforma, y la semana pasada para el alquiler de viviendas de realojo.

El concejal de Urbanismo en funciones, Francisco García, explicó que la solicitud de la moratoria responde al hecho de que algunos ciudadanos han visto cómo, tras seis semanas de exámenes técnicos, su edificio ha quedado condenado al derribo, por lo que si habían pedido ayudas para la reforma ahora tienen que hacerlo para la reconstrucción.

La prórroga deberá ser aprobada por el Consejo de Gobierno de la Región, según el concejal de Urbanismo, que recordó que en las primeras semanas, el Consistorio llegó a contabilizar más de 11.0000 expedientes de ayuda para la reconstrucción, reforma y reposición de enseres,

además de las ayudas para alquiler, cuyo plazo expiró el 25 de junio, y que aún no han sido contabilizadas.

Estas ayudas son independientes de las indemnizaciones que está tramitando el Consorcio de Compensación de Seguros para los damnificados por los movimientos telúricos.

Exención de tasas

El portavoz adjunto de Izquierda Unida de Lorca, Pedro Sosa, pidió ayer la exención de tasas para los damnificados que tengan que reconstruir su vivienda.

El concejal dijo que «lo lógico sería la exención del pago de las licencias de obra después de una catástrofe». En cualquier caso, urgió al equipo de Gobierno a que «aclare cuáles van a ser las modificaciones que se van a aplicar». Sosa pidió que se establezcan exenciones en los pagos «a todos aquellos propietarios de viviendas o comercios afectados».

Sosa lamentó que el alcalde no haya convocado aún ningún pleno para tratar los terremotos desde que sucedieron. El edil denunció «la falta de transparencia» por parte del Gobierno local y el nerviosismo de los vecinos que siguen en la calle y «no han recibido ni un céntimo de la Mesa Solidaria ni de las administraciones central y autonómica».

En cuanto a las revisiones de edificios, Sosa indicó que «no se están haciendo. Los técnicos no están donde deben estar, que es en la calle, sino que lo hacen todo en Urbanismo. En todo esto hay relajación absoluta y ninguna normalidad». La situación, según el concejal, «podría agravarse en época de lluvias o de fuertes vientos, con la caída de cornisas o elementos estructurales que hay que revisar lo antes posible»

Por su parte, tanto el concejal de Urbanismo como el de Obras y Servicios, Ángel Meca, insisten en que hay varias brigadas de trabajadores haciendo las labores de revisión de edificios.

Adelantos de dinero

Por su parte, el PSOE lorquino ha propuesto al Ayuntamiento que negocie con bancos y cajas de ahorros la firma de un convenio para que estos adelanten el dinero de las reparaciones de viviendas y negocios a los damnificados por los terremotos «en condiciones ventajosas» hasta que perciban las ayudas públicas.

El portavoz del grupo municipal socialista, Manuel Soler, afirmó que «ya hay algunas entidades» que están ofreciendo esta posibilidad a sus clientes, aunque indicó que «un convenio financiero de obligado cumplimiento» favorecería al conjunto de damnificados.

Soler advirtió de que las ayudas públicas «no están llegando con la rapidez necesaria», y reiteró la conveniencia de constituir una comisión en la que estén representados el Ayuntamiento, los bancos y los afectados a través de las plataformas que los aglutinan.