Entre los municipios en los que el Pleno para elegir alcalde era un mero trámite está Fuente Álamo, donde ayer la popular María Antonia Conesa revalidó por tercera vez consecutiva su puesto al frente de la corporación municipal.

En este tercer mandato, Conesa no pudo evitar que el Partido Popular perdiese dos concejales, pero mantuvo la mayoría absoluta de su partido, con 10 ediles (la propia Conesa, Juan Fulgencio López, Antonia Ros, Bartolomé Rabal, María Isabel Martínez, Juan Antonio García, Antonio Conesa, Francisco Ginés, Isabel María Gómez y Juana María Muñoz).

Por su parte, el Partido Socialista duplicó su número de representantes, pasando de 3 a 6, que son: Antonio Jesús García, Emilio Ramón Cabrera, Carmen García, Juan Lorenzo Mendoza, María Rosa Pagán y Antonio García.

Los independientes del CIFA consiguieron un concejal, Agustín Sánchez, mientras que Izquierda Unida perdió su único representantes en el Ayuntamiento.