Más de doscientos de los 1.400 comercios con los que cuenta el término municipal de Lorca (aproximadamente un 15%) han cerrado sus puertas a lo largo de los últimos dos años y medio como consecuencia de la crisis económica, según reconoció ayer el presidente de la Unión Comarcal de Comerciantes, Diego Noguera. Los sectores textil, confección y calzado se encuentran entre los más afectados. Noguera augura un año «gris», aunque afirma también que «la situación ha tocado fondo».

En este sentido, señaló que «aún estamos a principios de año y los cierres se podrían paralizar, pues los comerciantes estamos acostumbrados a adaptarnos a situaciones como esta». En cuanto al consumo, especificó que «se encuentra a unos niveles que si baja más, ya no sería consumo». A pesar de todo, Noguera espera que «los porcentajes de cierre se mantengan en esa línea porque creo que hemos tocado fondo».

El comerciante «se está reinventando agudizando su ingenio, buscando ponerse al día con los menos costes posibles, asistiendo a cursos,

charlas y clases en la búsqueda de adaptar sus comercios a los nuevos tiempos», añade. Noguera señaló en este sentido que se van a impartir cursos entre los empresarios para mostrarles cómo ahorrar energía en sus establecimientos, para lo que se realizarán varios estudios.

En cuanto al adelanto de las rebajas, añadió que la decisión «ha sido un auténtico éxito», dado que han servido para volver a captar clientes de las zonas de Almería más próximas a Lorca. «Se ha salvado la campaña», agradeció, pero apostó por no bajar la guardia. El presidente de los comerciantes informó, por otra parte, que los comercios regentados por extranjeros se están adaptando a las leyes vigentes con el cumplimiento de horarios de cierre y apertura. Sin embargo, recordó que aquellos con capacidad superior a los 150 metros cuadrados no pueden abrir los días festivos.