­El alcalde de Cieza, Antonio Tamayo, compareció ayer en rueda de prensa acompañado por el diputado regional del PP Jesús Cano, para valorar los últimos acontecimientos en torno al proyecto de entubamiento de parte de los caudales del río Segura, y dijo que no acepta ninguna solución que no sea la retirada definitiva de la obra y el respeto escrupuloso a nuestro patrimonio natural y social.

El primer edil sostiene que la propuesta de revisar el proyecto con criterios técnicos que la ministra Rosa Aguilar ofreció al presidente de la Comunidad Autónoma, Ramón Luis Valcárcel, en la entrevista que mantuvieron hace unos días para tratar este asunto, es «insuficiente» porque mantienen la construcción del tubo, y también dice desconfiar de su veracidad porque el ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino (MARM) «tampoco quiere concretar cómo, con quién ni cuándo piensa hacer esa revisión y ofrece informaciones contradictorias acerca de sus verdaderas intenciones», por lo que, según dijo, «podríamos estar en el caso de una tregua trampa que tendría por objeto calmar la preocupación ciudadana de cara las elecciones municipales».

Tamayo agradeció el esfuerzo de Valcarcel «por cumplir el compromiso adquirido con la plataforma de defender sus reivindicaciones ante el Ministerio» y destacó que el presidente autonómico «ha comprendido que el río Segura es un valor irremplazable para toda la sociedad murciana».

Por su parte, Jesús Cano indicó que la asamblea se pronunciará en los próximos días en contra de este proyecto con un texto que quiere ser consensuado entre todos los grupos políticos y apeló al PSOE de Murcia para que se adhiera a una postura que «es unánime en toda la sociedad».