Todas las apuestas indican que La Meca va a ser el lugar de peregrinación oficial de este verano. Y no, no hay que viajar a Arabia Saudí, sino bien cerquita, a Águilas, donde ha abierto una macrodiscoteca que quiere que la población costera emule a Ibiza. Buena música, buen ambiente, diversión y relax, todo en un complejo de más de 7.000 metros cuadrados.

En la trastienda de los negocios siempre se cuece algo, y en La Meca no iba a ser menos. Se rumorea que detrás de esta discoteca hay personajes muy conocidos que han invertido dinero en este negocio, deportistas y grandes amigos de los artífices de este proyecto, el aguileño Pedro Morata -periodista que trabaja en la Cadena Ser valenciana- y el empresario de ocio Javier Hernández, que no oculta que es gran amigo de Cañizares. 'Cañete', apelativo cariñoso con el que se refiere a él, al final no pudo acudir a la inauguración de la discoteca por motivos personales, pero el que fuera portero del Valencia tiene todas las papeletas para ser uno de los VIP's que visitarán de forma asidua el sitio de moda.

Sin confirmar ni desmentir nada, Hernández y Morata dicen que los nombres de sus 'socios' se desvelarán en el momento adecuado, lo que alimenta aún más el rumor. Por ahora, lo que sí está confirmado es que después del Mundial que se disputa en Sudáfrica se va a dejar caer algún que otro futbolista por la discoteca. Y es que La Meca quiere ahora a recuperar su posición privilegiada en la zona de Levante tras permanecer 20 años cerrada.

Los artífices aseguran haber creado un "Caribe español" en un entorno privilegiado. En un año han conseguido levantar todo un paraíso de la música. Aquí hay sitio para todo el mundo: para los jóvenes deseosos de bailar hasta el amanecer y para los más tranquilos que buscan llegar a su remanso de paz con el 'chill out' y un remojón en la piscina.

Lo que no se sabe es si estará preparada a prueba de famosos. Nadie puede imaginarse ahora a Raúl paseando por las playas aguileñas de Calabardina, la Colonia o Levante con sus chiquillos y su esposa Mamen, o atracando sus yates en el puerto Juan Montiel, pero quizás decidan cambiar sus destinos preferidos hasta ahora para veranear -Mallorca, Menorca e Ibiza- por los rayos de sol y la fiesta murciana.

Morata y Hernández sólo han empezado a calentar motores y prometen que en los próximos meses de julio y agosto serán más que moviditos, al estilo de Pachá y Privilege, las discotecas decanas de la noche ibicenca.