Algunos vecinos de Calasparra todavía estaban con el susto en el cuerpo a media mañana de ayer, después de enterarse de que unos asaltantes entraron por la fuerza a la casa de uno de ellos a las 9 de la mañana, a plena luz del día.

"Es increíble. No sé cómo se han arriesgado tanto a atracar una casa a esas horas. A primera hora de la mañana todo el mundo está en la calle y, además, hay justo enfrente un colegio y una residencia de ancianos. Los podría haber visto cualquiera", afirma sorprendida Ana Salinas, una vecina del barrio. A pesar de todo, podría haber sido peor. "Menos mal que estaba el padre y ha podido salvar a la cría, si no Dios sabe lo que podría haber pasado", explica Ana. "Ya no puedes estar tranquila en ningún lado ni a ninguna hora. Yo tengo un crío y tengo que estar vigilándolo permanentemente porque ya no me fío de nada".

Otro vecino que ha preferido no identificarse también da su opinión. "Es todo muy raro. Nosotros no somos ricos, ni millonarios, ni nada de eso. Somos gente trabajadora y humilde. No tiene sentido que hayan intentado atracar a esta familia", afirma.

La vecina que vive puerta con puerta con las víctimas también se mostró sorprendida y todavía estaba asustada. "He salido a comprar el pan y cuando he vuelto me he encontrado todo esto lleno de policías y también estaba la ambulancia. Me he llevado un gran susto, pero menos mal que ya ha pasado todo", comenta.