La dirección general de Bellas Artes y Bienes Culturales ha incoado procedimiento de declaración de bien catalogado por su relevancia cultural, a favor de los lavaderos de La Garapacha, en Fortuna (Murcia).

Los dos lavaderos públicos están situados en la pedanía de La Garapacha, en un lugar denominado 'La Casa del Cura'. Ambos se alimentan de la fuente que tiene por nombre 'La Mina', en las faldas de la Sierra de la Pila, cuya agua se divide en un partidor situado pocos metros más abajo del nacimiento, en dos hilas denominadas 'de Saliente' y 'de Poniente' respectivamente. Ambas hilas de agua cuentan en su recorrido con lavaderos de similar estructura.

El 'Lavadero de Saliente' parece ser un abrevadero utilizado indistintamente como lavadero, cuyas aguas, tras alimentar el lugar referido, van a parar a una balsa de morfología irregular, de almacenamiento, para su uso posterior en el riego de los huertos aterrazados, plantados de frutales, que forman las faldas de la Sierra de la Pila. En cuanto al 'Lavadero de Poniente', se trata de un espacio cuadrangular de tipología similar al resto de estas construcciones en la geografía murciana, dotado de una canal central, por donde corre el agua, y dos planos laterales, levemente inclinados, fabricados en cemento, picado con posterioridad, que sirven para el lavado de la ropa doméstica. Los lugareños afirman que de manera puntual sigue en uso. El lavadero fue transformado en su estructura original en 1932, y posteriormente en 1984, habiéndosele desprovisto en esta última fecha de la cubierta de madera primitiva, la cual fue sustituida por una estructura metálica muy simple, a base de seis perfiles que sostienen una cubierta de chapa.

El entorno del mismo fue modificado, también en 1984, dotándose al espacio de una barandilla metálica para proteger el desnivel existente entre el lavadero y el camino que conduce al mismo. Por tanto, los lavaderos de La Garapacha, aún no pudiendo ser considerados como ejemplo arquitectónico de primer orden en el conjunto de los lavaderos de la Región, "es indudable su valor etnográfico al formar parte del conjunto de construcciones relacionadas con la arquitectura del agua en la Región de Murcia".