12 de noviembre de 2009
12.11.2009
moratalla

El hotel Cenajo se convierte en una clínica para hombres esquizofrénicos

12.11.2009 | 09:30
El emblemático hotel Cenajo de Moratalla se ha convertido ahora en un centro de tratamiento de la esquizofrenia

Cerró sus puertas en marzo y ahora vuelve a abrirlas para ofrecer tratamiento a varones que padezcan esta enfermedad

El emblemático hotel Cenajo de Moratalla, que se vio obligado a cerrar sus puertas el 8 de marzo de 2009 debido a la crisis, se ha convertido ahora en una clínica para el tratamiento de enfermedades mentales como la esquizofrenia, dirigida a las personas -sólo hombres- afectadas por esta patología y que no pueden permanecer en sus domicilios.
El complejo ha reabierto sus puertas recientemente y está a la espera de suscribir un convenio con el Instituto Murciano de Acción Social (IMAS) mediante el cual el organismo público ayudará a los residentes de la clínica a sufragar su tratamiento.
El centro residencial Cenajo tendrá capacidad para 80 personas y ofrecerá a sus clientes servicios como recepción, salas de estar, comedor, sala de botiquín y psicoterapias, talleres, huertos, granjas de animales, gimnasio, pistas de tenis, campo de fútbol y piscina, entre otras cosas.
El personal de la clínica estará formado por 30 personas y contará con un director técnico sanitario, dos psicólogos, un médico general, un médico psiquiatra, cuidadores, cocineras, vigilantes y oficiales de mantenimiento.
El centro residencial Cenajo es el primero que abre en la Región que se centra en el tratamiento de una patología psíquica concreta, la esquizofrenia. Su finalidad es "conseguir el máximo desarrollo de las capacidades y posibilidades de integración social de los internos para mejorar su calidad de vida y la de sus familias, a través de procesos de rehabilitación que se desarrollarán de manera individualizada e integral". Así, los profesionales que trabajen en el centro sanitario enseñarán a los pacientes autocuidados y actividades instrumentales básicas de la vida diaria, tareas de psicomotricidad, programas de autocontrol y manejo del estrés, habilidades sociales, rehabilitación cognitiva. También les enseñará actividades productivas que en el futuro les podría servir para integrarse en la vida laboral, tales como el cuidado de granjas y jardines.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas