31 de marzo de 2008
31.03.2008
LORQUÍ

Una empresa abre en el polígono el primer tanatorio de animales del país

31.03.2008 | 17:07

Cremamur Levante se convierte en la única compañía que ofrece este servicio para despedir con dignidad a las mascotas

Un perro o un gato puede llegar a vivir hasta quince años. Tiempo de sobra para hacerse con el cariño de toda la familia, que durante esos años le ha lavado, peinado, alimentado, vacunado y sacado a la calle a pasear. La muerte de una mascota puede ser para algunos un golpe duro, como la de cualquier otro ser querido. Por eso, Cremamur Levante ha decidido crear un tanatorio específico para animales en el polígono Base 2000 de Lorquí, el primero de España de estas características, con el objetivo de ofrecer a los animales una despedida digna.

Hoy en día la mayoría de las personas están concienciadas de que el animal de compañía, bien sea un perro o un cocodrilo, es uno más de la familia. Por eso nosotros hemos decidido dar la oportunidad a sus allegados de tratarlo como tal, también en su último adiós", comenta el gerente de Cremamur Levante, Ricardo Zambudio.
La compañía nació hace dos años con la creación de un crematorio animal en Murcia. Zambudio asegura que fue hace tan sólo dos semanas cuando reflexionaron sobre que "igual de importante es que los dueños pudieran enterrar a sus mascotas donde quisieran sin que la ley los multara, como adecuar una sala donde la familia le despidiera dándole todo su cariño. En definitiva, se trata de dar a los animales un acto fúnebre como el de cualquier ser querido".

Desde que comenzó a funcionar, el tanatorio ya ha llevado a cabo una docena de velatorios de animales de compañía, llegados de toda la Región, Alicante y Albacete, ya que Cremamur Levante ofrece sus servicios a toda España.

El precio del velatorio, donde está incluido el traslado del cuerpo del animal desde la clínica veterinaria hasta el tanatorio, es de 40 euros. Los restos mortales de los animales descansan durante toda la jornada en una urna de cristal acomodada para que sus dueños puedan tocarlo. Todo ello en una gran intimidad, "porque lo importante es que puedan mostrar su cariño sin ser observados por nadie", asegura el gerente del tanatorio.

En cuanto a la incineración, el precio varía según el peso del animal y los dueños reciben un certificado de defunción "por si lo necesitaran ante cualquier posible denuncia", comenta Zambudio, quien asegura que "todo está bien atado para que no haya ningún problema por el que deba preocuparse el usuario".

El tanatorio Cremamur Levante está situado en la calle Castillo de Lorca parcela 11 del polígono industrial Base 2000 de Lorquí, detrás de CajaMurcia. La empresa espera contar con una sede en Murcia en el futuro. "Nos vinimos aquí porque había una nave grande para dar lo mejor posible nuestros servicios", dice Zambudio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook