Los plenos de los ayuntamientos de Lorca y de Águilas aprobaron ayer la modificación de sus planes generales urbanísticos, que permitirá la construcción de 9.000 viviendas, 2.000 puntos de amarre y 2.000 plazas hoteleras en Marina de Cope. En Águilas, la votación tuvo como resultado nueve votos favorables del PP y otros dos votos favorables de los independientes del Masd; por contra, los seis concejales del PSOE y los dos de IU votaron negativamente.

La portavoz del Gobierno de Águilas, Caty Lorenzo, calificó el proyecto de "oportunidad única para Águilas y la Región de Murcia de despegar económicamente en el sector turístico". El portavoz socialista, Ramón Román, explicó su voto contrario argumentando que existe una denuncia de su partido a nivel regional contra la ley regional que desprotege este espacio natural, y que "hasta que no se produzca una resolución del Tribunal Constitucional es aventurado realizar gestiones en un asunto que no tiene la garantía jurídica necesaria".

Por otra parte, el edil de Urbanismo de Lorca, Francisco García, lamentó el cambio de opinión del PSOE, que se abstuvo en la votación aduciendo la cesión de competencias al Consorcio Urbanístico y a la Comunidad Autónoma en detrimento del propio Ayuntamiento y de los lorquinos. IU votó en contra, por considerar que se trata de "un atentado contra el medio ambiente", y su portavoz, José García Murcia, asistió al Pleno con una camisa en la que se podía leer 'Murcia no se vende'.