Agentes de la Guardia Civil de Murcia interceptaron ayer en Mazarrón y en Los Belones (Cartagena) a quince personas, de nacionalidad argelina, que habían entrado en territorio español de forma irregular en dos pateras. Todos ellos se encontraban en aparente buen estado de salud, según informó la Delegación en un comunicado de prensa.

Los hechos ocurrieron sobre las 00.50 horas cuando, a través los servicios de vigilancia y control del litoral que el citado Cuerpo tiene activados en la Región de Murcia, efectivos del puesto de Mazarrón sorprendieron a dichas personas en las proximidades de las playas de La Azohía (Cartagena) y El Alamillo.

Se trata de un grupo de varones, todos ellos mayores de edad, que procedían de Argelia y que llevaban los pies mojados, encontrándose todos ellos en aparente buen estado de salud.

En cuanto a la embarcación utilizada, que fue encontrada varada en la playa de El Mojón (Mazarrón), está construida en poliéster, tiene cerca de cinco metros de eslora e iba equipada con un motor de 25 CV.

Finalmente, los argelinos interceptados por la Guardia Civil serán puestos a disposición del Cuerpo Nacional de Policía, que tramitará los correspondientes expedientes de devolución a su país de origen.

Otros siete, en Cartagena

Por otra parte, la Guardia Civil también interceptó en la mañana de ayer en Cartagena a otros siete inmigrantes irregulares, que se suman a los nueve que fueron interceptados durante la pasada madrugada que llegaron en patera a una playa de Mazarrón, como informó la Delegación del Gobierno en un comunicado.

El dispositivo que dio lugar a la interceptación de este último grupo de inmigrantes se puso en marcha sobre las ocho y media de la mañana, cuando los agentes del puesto de Cabo de Palos supieron de la presencia en las proximidades de Los Belones (Cartagena) de unos inmigrantes con las ropas mojadas.

En el operativo de búsqueda de este grupo de personas, además de agentes en tierra, participaron la Unidad de Helicópteros y el Servicio Marítimo de la Guardia Civil, que localizaron a siete inmigrantes que llegaron de manera irregular a España. Todos iban indocumentados, que declararon ser argelinos, y que aparentaban encontrarse en buen estado de salud.

Los siete inmigrantes localizados en las proximidades de la localidad de Los Belones utilizaron para llegar a la costa murciana una embarcación que fue encontrada en la playa de El Gorguel, en cuyo interior había restos de comida, chalecos salvavidas y ropa.