Desde que ocurriera el accidente en la tarde del lunes en un paso a nivel sin barreras, un grupo de intervención en desastres del colegio de Psicólogos de Murcia ha estado acompañando a los familiares de las víctimas para que pudieran superar el trance y su duelo fuera menos traumático.

En concreto, dos psicólogos se desplazaron anteayer hasta Bullas y La Copa para comunicar la noticia del fallecimiento de sus familiares a algunos de los niños. Además, ofrecieron consejos a los parientes más afectados.

El dispositivo especial terminó a las seis de la mañana de ayer, una vez que los cuerpos de tres fallecidos fueron trasladados al tanatorio de Bullas para que fueran velados.

Igualmente, durante los funerales que se celebrarán hoy en Bullas y La Copa, respectivamente, se desplazarán una ambulancia, un médico y un psicólogo por si fuera necesaria su intervención, ya que las respectivas familias han quedado muy impresionadas por la forma en que fallecieron sus parientes.

El nerviosismo y la tensión que están soportando los familiares y amigos de los tres fallecidos de Bullas y de La Copa es de tal calibre que en la tarde de ayer diez personas tuvieron que ser calmadas y atendidas por un médico del centro de salud durante el velatorio que se inició a las 15 horas en el tanatorio de Bullas y que se prolongó hasta las seis de la mañana de hoy, hora en la que estaba previsto el traslado de los cuerpos al Instituto Anatómico Forense de Alicante para su autopsia.

Por su parte, los familiares del trabajador ecuatoriano que también falleció en la furgoneta fueron consolados por otros compatriotas suyos en Mula, municipio en el que residía junto con su esposa y dos de sus hijos de tres y de un año y dos meses de edad. También se acercaron hasta el domicilio de la viuda varios vecinos de Mula de nacionalidad española para expresar su condolencia.