Los padres de los niños del colegio San Antonio en Cañada de Gallego, Mazarrón, no saben que hacer y se sienten inseguros. Son cuatro los casos de hepatitis A que se han localizado entre niños de primaria e infantil en las últimas dos semanas y Sanidad aún no ha determinado cuáles pueden ser las causas de que esta enfermedad se haya extendido entre los pequeños. El director del área de Atención Primaria, José Jesús Guillén, asegura que están trabajando para conocer cómo han podido adquirir los pequeños esta patología y si entre los cuatro casos hay algún tipo de relación que desconozcan. "En principio no son familia y tampoco viven en casas cercanas", asegura.

Ante la preocupación de los padres de los pequeños, ayer por la tarde se celebró en la escuela una reunión a la que acudió el jefe de epidemiología para tranquilizar y asesorar a los padres.

Cuando hace aproximadamente quince días una profesora de preescolar detectó que un niño de su clase tenía síntomas poco comunes en un niño de esta edad como ictericia y cansancio no podía sospechar que la enfermedad que sufría este niño era hepatitis de tipo A, que según Guillén, se transmite habitualmente por vía orofecal.

El equipo de Sanidad de Cartagena determinó que en el centro de Cañada de Gallego había cuatro casos de escolares afectados por este virus y, de inmediato, puso en marcha la vacunación entre el grupo de riesgo, es decir, los compañeros de clase de los enfermos y los más allegados a estos, aunque no compartieran el mismo aula.

José Jesús Guillén, director del área de Atención Primaria, asegura que, desde que tuvieron conocimiento de la noticia, el equipo de epidemiología ha puesto 90 vacunas y la próxima semana continuarán con la vacunación en la escuela.