Un "monstruo de las toallitas" de 350 kilos en San Javier