El Papa, en Japón