Mañana del Entierro de la Sardina

-
Hablar de una mañana primaveral es, seguramente, ser demasiado generosos para quienes ya miran con recelo cómo sube el mercurio. Pero es que a un día como el de este sábado no se le podía pedir otra cosa. Así, Murcia, con su sol, amaneció generosa y radiante, mientras que los murcianos ?sobre todo los sardineros?, lo hicieron impulsados por el olor de la primavera, con todo lo que ello conlleva. Color, música, sonrisas? Nunca una jornada de reflexión había sido tan festiva, y niños y mayores (indecisos o no), salieron a la calle para mezclarse entre tonos rojos, azules, naranjas y morados sin prejuicios ni enfrentamientos, y con la única voluntad de cerrar por todo lo alto dos semanas intensas de folclore en la capital del Segura; y es que, ciertamente, y como algunos de los protagonistas de este sábado afirmaban, el enlace entre la Semana Santa y las Fiestas de Primavera no dejan aquí lugar al descanso...