Novedad | Ford Mustang

Paso a la séptima generación

El Ford Mustang renueva su esencia (de gasolina) y lanza una nueva entrega con 446 CV desde 61.150 euros

Novedad Ford Mustang.

Novedad Ford Mustang. / L.O.

Vicente Montoro

Ford no podía dejar pasar el 60 aniversario del Mustang y por eso acaba de presentar la séptima generación del icono deportivo, manteniendo su esencia intacta, pero aportando muchas innovaciones para hacerlo mucho más atractivo al conductor del ya bien entrado siglo XXI.

Esta combinación de tradición y vanguardia se aprecia a simple vista en el diseño, tanto de la versión coupé como en la carrocería descapotable. Se mantiene el enorme capó abultado y los marcados hombros traseros para otorgarle el inconfundible aspecto musculoso del Mustang de sesenta, pero se introducen a su vez elementos como el alerón delantero o los faldones laterales para optimizar la aerodinámica. Pero quizá el elemento que mejor define el juego entre pasado y presente del nuevo Mustang son los pilotos traseros con las icónicas tres barras pero con la más moderna tecnología LED.

El interior se presenta totalmente digitalizado, con dos grandes pantallas dominando todo el habitáculo: una para la instrumentación de 12,4 pulgadas, y otra central para el sistema multimedia de 13,2 pulgadas, orientada hacia el conductor. Desde esta se controla todo el sistema SYNC 4 de última generación, con su potente software desarrollado por Unreal Engine. Como no podría ser de otro modo, el Mustang es ahora un coche totalmente conectado, con conexión inalámbrica para dispositivos Apple CarPlay y Android Auto y sistema 5G que admite música a través del sistema de audio B&O de alta calidad, y navegación conectada a la nube para actualizaciones de tráfico en tiempo real.

El interior luce más si cabe en la versión convertible. El techo, totalmente forrado y aislado, se puede subir o bajar en cuestión de segundos, para dejar al descubierto el habitáculo, y su diseño compacto permite que en el maletero quepan dos bolsas de golf.

V8 súper potente. Si algo es innegociable en cualquier generación del Mustang es su potencia mecánica. En esta séptima entrega se estrena un bloque de 8 cilindros en V con 5.0 litros que integra un nuevo sistema de admisión doble para generar nada menos que 446 CV y 540 Nm de par motor, que se entregan al eje posterior a través de una caja de cambios automática de diez relaciones, o con un excepcional cambio manual de seis marchas. Jugar con éste y escuchar el sonido del V8 que emana del sistema de escape activo es una auténtica gozada para cualquier amante de la conducción.

Pero no todo en el nuevo Mustang es potencia bruta. El paquete Performance que viene de serie, incrementa la sensación de control del coche con elementos como los frenos Brembo tras unas enormes llantas de aleación de 19 pulgadas. Opcionalmente se puede integrar la suspensión MagneRide, que monitoriza las condiciones de la carretera mil veces por segundo y ajusta la configuración para garantizar el mejor control y confort posibles.

Con todo ello ya es más sencillo domar los 446 CV del Mustang, pero por si acaso se cuenta con hasta seis modos de conducción distintos, para adecuar las prestaciones y las reacciones del deportivo más vendido del mundo -según Ford-, a una conducción en carretera o circuito, e incluso para rodar de forma segura por entornos de baja adherencia.

Versión Dark Horse. Con la séptima generación llega la versión Dark Horse basada en los modelos de competición. Ésta eleva la potencia hasta los 454 CV y tiene modificaciones en el chasis para incrementar su deportividad. Por ejemplo, cuenta con optimizaciones en la refrigeración, integra una barra estabilizadora más grande, suspensiones de dureza variable, neumáticos Pirelli más grandes y frenos Brembo con pinzas de seis pistones.

El nuevo Ford Mustang, un purasangre de primer orden, ya se puede reservar en toda Europa con un precio que en España parte de 61.150 euros.