Coche

Superventas en ciernes

La segunda generación del modelo coreano crece en tamaño y muestra una imagen más audaz y vanguardista, mejora en dinámica, espacio interior y equipamiento. Versiones de gasolina, híbridas y microhíbridas a la espera en otoño del 100 % eléctrico

Nuevo Hyundai Kona

Nuevo Hyundai Kona / L.O.

Pepe Barba

La del Kona es una historia de éxito. Nacido en 2017, fue Coche del Año en España en 2018 y el modelo más vendido de Hyundai en 2020; junto a su hermano mayor el Tucson es el modelo más importante de la marca y entre ambos suman la mayoría de las ventas, tanto en Europa como en España. No es de extrañar que la propia marca califique al Kona en esta totalmente nueva segunda generación, como el lanzamiento más importante del año.

Desde estás mismas páginas siempre hemos defendido que cuando los constructores hacen lo que el gran público demanda, el éxito está prácticamente asegurado y basta con echar un vistazo al nuevo Kona para entender que Hyundai ha escuchado a su público, consiguiendo no perder ninguna de las virtudes que convirtieron a la primera generación en un éxito -imagen robusta, compacidad, originalidad…- y potenciando aquellos aspectos en los que no destacaba -mayor tamaño, más y mejor espacio interior, imagen más moderna y vanguardista y motores más potentes con una mejor dinámica-.

El cambio más importante es sin duda el aumento de tamaño, el nuevo Kona es 150 mm. más largo, 25 mm. más ancho y otros tantos más alto que su antecesor, además su batalla -distancia entre ejes- crece en 60 mm., lo que garantiza no sólo un mejor comportamiento dinámico, sino un interior mucho más aprovechable. No es que el aumento sea muy grande, pero reubica al Kona, que ahora sí muestra un tamaño ideal en su categoría y encaja mucho mejor en la gama SUV de Hyundai instalándose entre el Bayon y el Tucson, dejando al Santa Fe por arriba.

Por lo que respecta al diseño, el nuevo Kona mantiene el singular estilo abultado de sus pasos de rueda y taloneras en color oscuro -tipo armadura- y presenta superficies paramétricas en forma de Z en sus laterales -como en el Ioniq5-, lo que junto a sus bandas luminosas delantera y trasera, de lado a lado de la carrocería, confieren una imagen muy vanguardista del modelo.

El interior también es completamente nuevo, muy ergonómico, funcional y deportivo. Presidido por una enorme pantalla de 12,3 pulgadas orientada hacia el conductor que divide en dos planos el salpicadero. Hay más espacio interior, sobre todo en las antes angostas plazas traseras y un maletero un 30 % más grande que llega a los 466 litros de capacidad y que divide el respaldo de su banqueta trasera en unos funcionales y mucho más utilizables 40/20/40. No se puede hablar de tres auténticas plazas traseras, pero sí de dos muy espaciosas y una eventual tercera bastante práctica.

Ya sabemos que el nuevo Kona es más grande, más atractivo y más funcional, ahora veremos cómo gracias a su aumento de batalla, a sus mejoradas suspensiones y a sus motores más potentes es también mucho más brillante en lo dinámico. Se proponen dos mecánica de gasolina convencionales, el 1.0 T-GDi de 120 CV y 200 Nm de par motor, capaz de alcanzar los 180 km/h y el 1.6 T-GDi con 198 CV y 265 Nm que llega a los 210 km/h. El primero puede montar un cambio manual de seis velocidades -en este caso se puede optar por la hibridación ligera mild hybrid de 48 voltios que aumenta su eficiencia- o un automático de doble embrague con siete, mientras que el segundo se ofrece únicamente con la transmisión automática de doble embrague y 7 velocidades pero opcionalmente puede montar tracción a las cuatro ruedas. El Hybrid monta un motor 1.6 de inyección directa GDi y un motor eléctrico, cuya potencia combinada se eleva hasta los 141 CV, con un par motor de 265 Nm -otra vez, ahora sí-.

Tuvimos la oportunidad de rodar tanto con la variante Hybrid como con un 4x4. Del primero diremos que nos pareció un coche muy equilibrado, sencillo de conducir, suave y, llegado el caso, hasta divertido -no como su antecesor, más lento y torpe-, mientras que el segundo es rápido y ágil. En ambos caso nos sorprendió su ajustado consumo.

Llegamos ya al siempre delicado asunto del precio. Un coche tan brillante y completo -no hemos hablado de aspectos como la seguridad, las ayudas electrónicas a la conducción o la conectividad porque, sencillamente, lo lleva todo, incluso detalles de equipamiento propios de segmentos superiores como el aparcamiento a distancia, la llave compatible con el móvil, las actualizaciones de software remotas, etc.- no puede ser barato y, efectivamente el nuevo Kona no lo es. Hyundai ha establecido una amplia gama de versiones, con seis niveles de acabado en gasolina: Maxx, DT Maxx, NLine -ojo que presenta un aspecto muy diferenciado, con pasos de rueda en el mismo color de la carrocería, paragolpes específicos, interior con costuras y detalles en rojo, doble salida de escape, pedales metálicos, etc.- DT NLine, Tecno y DT NLine Style y tres en el Hybrid que van desde los 28.490 a los 41.540 euros, si bien es verdad que sumando promociones es fácil ahorrar hasta 3.500 euros, con lo que tendríamos un arranque en los psicológicos 25.000 euros.

Con todo, este Hyundai tiene todos los factores para convertirse en un superventas, e incluso discutirle el liderato en ventas a su hermano mayor el Tucson. En la marca estiman unas ventas en nuestro mercado entre 11 y 13.000 unidades año que, a nuestro juicio, se han quedado cortos.