Audi busca convertirse en el primer fabricante que gana el Dakar con un vehículo electrificado y así se presentó el pasado martes a la prensa especializada en Madrid, con el espectacular RS Q e-tron, junto a nada menos que Carlos Sainz y Lucas Cruz. Ganadores del Rally Dakar en tres ocasiones, integran una de las tres parejas que forman el «dream team» que atesora la marca alemana para alcanzar sus objetivos en una de las carreras más complicadas y famosas del calendario anual.

Carlos Sainz, de 59 años, se mostró especialmente motivado por el desafío que le ha propuesto la firma, y eso que acumula un inmenso palmarés a sus espaldas. «El Dakar representa el reto definitivo para un prototipo equipado con un tren motriz eléctrico», aseguró. «Hablamos de volver a hacer algo especial, algo que nadie ha conseguido. Y todos estamos muy motivados y comprometidos».

Caminos por EXPLORAR

El reto es efectivamente colosal, porque implica desarrollar un coche inédito y con una carga tecnológica nunca vista hasta la fecha, pero sigue la línea de otros igualmente complicados que la marca alemana asumió en el pasado y consiguió saldar con éxito, como cuando en los años 80 revolucionó el Mundial de Rallys con el Audi Quattro de tracción integral o, más recientemente, al ganar por primera vez las 24 Horas de Le Mans con un prototipo diésel y repetir años más tarde la misma gesta con otro híbrido.

Caminos por EXPLORAR

Probablemente, el nuevo RS Q e-tron llegará al próximo Dakar justo de desarrollo. De hecho, Audi ya ha confirmado que no participará la semana que viene en el Rally de Marruecos (donde se suelen estrenar los coches que apenas dos meses después competirán en Arabia) para centrarse en su evolución técnica e intensificar el ritmo de los test. Sainz, sin embargo, no renuncia a nada. «Nuestro objetivo ahora mismo es ganar», reconoció con rotundidad. Y, de momento, sus primeras sensaciones al volante tras completar 15 días de test en el desierto son muy positivas. «El coche corre y se ha mostrado muy competitivo en las dunas», adelantó. «Queda mucho trabajo por delante, pero ya sabemos que el RS Q e-tron va a defenderse bien en todos los terrenos».

Para Lucas Cruz también es un reto afrontar el Rally Dajar con un coche equipado con un sistema de propulsión electrificado: «La tecnología eléctrica es el futuro de la movilidad, y estoy realmente entusiasmado con el hecho de poder competir en el Dakar con Audi por primera vez y con un coche como el RS Q e-tron».