Y llegamos a otro de los pilares fundamentales de Subaru: el Forester. Si el XV nos pareció uno de los más interesantes de su clase por su tracción total avanzada, imagen diferente y rendimiento, y el Outback que probamos la pasada semana nos encantó por su refinamiento, capacidad interior y confort de marcha, el nuevo Forester resulta asimismo un modelo necesario que viene a salvar el escalón entre los antes citados, algo más capaz que un XV -le saca unos 16 centímetros de longitud-, pero sin llegar al Outback, un modelo que ya puede resultar grande para algunos escenarios. Para conocerlo y salir de dudas nos acercamos a M. Gallego Premium, concesionario oficial Subaru en la Carretera de Alicante, 56, de la capital murciana, donde, como siempre, nos atienden con toda la información necesaria y nos prestan esta joya para ver qué tal le sienta la hibridación al popular todoterreno japonés.

El nuevo Forester tiene un enfoque algo más campero pero sin renunciar a la tecnología de seguridad tan puntera de la marca, los sistemas englobados bajo la denominación EyeSight, que tan bien funcionaban en los dos modelos que ya probamos, entre los que destacan los dispositivos de asistencia de frenada precolisión, programador de velocidad adaptativo, función de permanencia de carril activo, detección de tráfico trasero, aviso de despiste y fatiga del conductor, o llamada de emergencia, entre otros.

Otro denominador común con el resto de la gama Subaru es el espacio interior, concretamente en las plazas traseras, algo en lo que despunta cada modelo del fabricante. Mucho hueco para las piernas, el túnel de la transmisión no resta demasiado volumen en el centro del piso y los respaldos de esa fila se pueden reclinar en cinco puntos, algo que incide en la comodidad de marcha de los que viajan detrás. Tampoco podemos pasar por alto el maletero, que presenta una capacidad de 509 litros muy aprovechables gracias al hueco que deja el portón al abrirse -de forma eléctrica a partir del nivel intermedio- y también porque sus formas interiores son muy regulares, y eso que parte del sistema híbrido puede quitar algo de capacidad.

Estar delante es un verdadero placer, no paramos de decirlo. Sentarse a los mandos de los nuevos Subaru hacen que nos acordemos de ellos cada vez que probamos otros coches... Bien ordenado, una postura al volante óptima que conseguimos nada más sentarnos y una presentación de calidades que ya quisieran muchos fabricantes generalistas. El Forester tiene un tacto sólido, de vehículo bien hecho, y con unos paneles informativos completos y fáciles de leer. De serie en toda la gama aparece una pantalla para el sistema multimedia de 8 pulgadas con conectividad para Android Auto y Apple CarPlay, completada por la parte de arriba con otra independiente que muestra datos específicos del vehículo en conducción todoterreno, así como la hora, imágenes de la cámara de ayuda al aparcamiento y el funcionamiento del sistema híbrido. Además es posible personalizar la información mostrada.

Eficiencia mecánica

La gama del Subaru Forester está compuesta por un único sistema de impulsión formado por un bloque de gasolina de 2.0 litros en configuración, como no puede ser de otra forma, Boxer -cilindros horizontales y opuestos dos a dos-, que rinde 150 CV más otro eléctrico de 17 CV. Entre los propulsores se encuentra la caja de cambios automática de variador continuo CVT, muy agradable de usar y que simula siete relaciones con las levas del volante o selección de la palanca. La tracción va a las cuatro ruedas, otra de las señas de identidad de los vehículos de Subaru, con el afamado sistema Symmetrical AWD que da a este Forester el espaldarazo definitivo frente a la competencia en terrenos complicados. También está la gestión electrónica del sistema X-Mode, que permite seleccionar entre los modos de avance Normal, Nieve/Tierra y Nieve Profunda/Barro, sin duda un extra de seguridad que aumenta además las posibilidades de disfrute del modelo. En este punto tampoco podemos pasar por alto sus buenas cotas de todoterreno: 22 centímetros de altura libre al suelo y unos ángulos de entrada, salida y ventral de 20, 26 y 21 grados, respectivamente, mucho mejores que la mayoría de los SUV del mercado.

Pero, como no todo es salir a la tierra, nos dejamos querer por las cualidades ruteras del Forester, tan buenas como las de su «hermano» Outback, y eso que nuestro protagonista tiene una carrocería más alta. Comodísimo en largos trayectos, permite también un manejo ágil en tramos revirados, aunque hay que contar con las lógicas inercias de un vehículo polivalente que da en la báscula algo más de 1.700 kg, según versión. No obstante nos ha parecido aplomado y, por si algún día necesitamos un poco más de «emociones», el botón del volante marcado «S/I» nos dará más nervio al modificar la respuesta del acelerador.

Y, claro, es un coche híbrido. Por eso hay momentos en los que el conductor, por debajo de 40 km/h, no escuchará nada -el motor térmico ya es de por sí silencioso-. En esas condiciones se podrá recorrer un máximo de 1,6 kilómetros, lo que permite la capacidad de la batería, que es de 0,6 kWh. Puede parecer poco, pero es solo una cualidad más de este sistema, puesto que el principal cometido del motor auxiliar eléctrico de 17 CV es ayudar en aceleraciones y mejorar la eficiencia general del bloque de 150 CV. Una eficiencia que se ve reflejada en su consumo razonable que ronda los 8 litros, buen dato teniendo en cuenta las características del vehículo.

Cargado de equipamiento

Más ventajas de ser un Subaru:

Faros adaptativos de Led

Retrovisores de plegado eléctrico

Llantas de 17 pulgadas

Barras en el techo

Climatizador doble

Sistema multimedia con pantalla de 8 pulgadas con reconocimiento de voz

Cámara de visión trasera

Sistemas de seguridad EyeSight

Luces de marcha diurna

Por su parte, el Forester Executive, que fue el que pudimos disfrutar, añade a lo anterior el asistente de luces de carretera, cristales traseros tintados, ajustes eléctricos para los asientos delanteros, acceso y arranque sin llave, portón trasero de apertura y cierre eléctricos, cámara delantera derecha -muy útil para no rozar la llanta o la aleta en una maniobra- o la frenada de emergencia marcha atrás. Por último, el Forester Executive Plus añade elementos como el techo solar eléctrico, la tapicería de cuero o el acceso con código PIN.

Los precios de la gama Forester siguen siendo muy convincentes, habida cuenta del alto nivel del coche en tecnología, seguridad y capacidad de tracción. El nivel Sport Plus tiene un precio de 32.726 euros; le sigue el Executive con 35.426 euros y finaliza el tope de gama Executive Plus por 36.926 euros.

Una mecánica redonda para un producto sobresaliente, que ha sabido adaptarse a los tiempos a base de tecnología solvente y a la última. Y por supuesto sin renunciar a sus buenas maneras en el campo. Como siempre, en M. Gallego Premium estarán encantados de enseñarlo, y es que el Subaru Forester es un coche para lucirlo.

Mas información sobre M. Gallego Premium

Dirección: Carretera de Alicante, 56, 30007 Murcia