Lo MEJOR de dos MUNDOS

Lo MEJOR de dos MUNDOS

Lo MEJOR de dos MUNDOS

Lo MEJOR de dos MUNDOS

Lo MEJOR de dos MUNDOS

La buena marcha de CUPRA, desde su nacimiento, recibe un importante impulso con la introducción de las versiones híbridas enchufables en su modelo estrella, el Formentor. Dos variantes estructuradas sobre el mismo motor 1.4 TSI de 150 CV, al que se añade un motor eléctrico de 116 CV, todo ello administrado por un cambio automático DSG -doble embrague- de 6 velocidades. Ambas motorizaciones son idénticas, las diferencias las encontramos a nivel de programación. Así tenemos el nuevo Formentor e-Hybrid con 204 CV que se suma a la versión VZ e-Hybrid de 245 CV.

Respecto a las baterías, ubicadas bajo los asientos traseros, con 130 kg de peso y 13 kWh de capacidad, podemos decir que se recargan de 0 a 100 % en 3,7 horas si usamos un cargador de tipo Wallbox –recarga a un máximo de 3,7 kW- y en 5,8 horas en un enchufe doméstico tradicional -toma Schuko incluida de serie-. El depósito de gasolina, con 40 litros de capacidad se ha ubicado bajo el piso del maletero, reduciendo su volumen hasta los 345 litros, frente a los 450 o 420 litros de las versiones de combustión. Con todo, sigue siendo muy aprovechable y es suficiente a nuestro entender.

ROMPEDOR Y A LA MODA eléctrica

El CUPRA Formentor obtiene, en estas versiones híbridas enchufables, la etiqueta Cero Emisiones de la DGT, beneficiándose de una autonomía eléctrica total de hasta 59 kilómetros en la variante de 204 CV y de 55 kilómetros en la más potente VZ de 245 CV. Al detalle, podemos diferenciar estos modelos de propulsión mixta de las versiones térmicas -1.5 TSI de 150 CV y 2.0 TSI de 310 CV-, por la toma de recarga que se ubica en la aleta delantera izquierda, las llantas de 18 pulgadas y el difusor trasero específico. Por dentro se desmarca con la completa información del sistema híbrido enchufable en el tablero de mandos virtual Digital Cockpit y también en la pantalla de info-entretenimiento del sapicadero -10 pulgadas de serie, 12 pulgadas en opción-, con las funciones propias de este tipo de mecánica. Los asientos Sport van de serie.

Además, el conductor puede elegir en marcha el funcionamiento más eficiente de las dos mecánicas: 100 % eléctrico -e-mode-, híbrido automático o híbrido manual. En este último se puede conservar un remanente de carga eléctrica para usarla posteriormente -por ejemplo para entrar a una ciudad o una zona urbanizada sin emitir gases-, o bien hacer que el bloque de gasolina haga de cargador para conseguir el nivel deseado. Y también, como buen CUPRA, no renuncia a su lado más pasional ofreciendo el selector de modos de manejo CUPRA Drive Profile para que podamos personalizar a nuestro gusto la respuesta del sistema de propulsión, las leyes de gobierno de la caja de cambios, la asistencia de la dirección, el funcionamiento del sistema de velocidad adaptativo e incluso los perfiles de climatización.

AL VOLANTE

En nuestra toma de contacto condujimos un 245 CV, lo que implica el más deportivo nivel de acabado VZ con amortiguadores de dureza variable, más ayudas a la conducción y los opcionales y muy recomendables asientos tipo backet. Esperábamos un coche más torpe, más ‘civilizado’, pero, desde el primer momento nos reveló su carácter CUPRA, temperamental y deportivo cuando empleamos los programas Sport o CUPRA, y eficiente y silencioso en Normal o Individual –dependiendo de cómo configuremos este último, claro-. Hicimos más de 40 km en modo eléctrico y -aún marcaba 18 km más- comprobamos cómo el motor eléctrico mueve con bastante soltura al Formentor en conducción urbana y tráfico lento, mientras que respondía con celeridad –empleando el modo híbrido, que prioriza el eléctrico- si hundíamos el pedal del gas.

Una serie de curvas enlazadas, nos reveló, una vez más ese dinámico y divertido carácter de la marca.

En definitiva, CUPRA ha sabido hacer eficiente a su Formentor, sin perder ese carácter que tanto nos gusta a los que nos gusta conducir, todo ello sin disparar e exceso los precios, respecto a las versiones de combustión, ya que los e-Hybrid se venden por 36.640 y 43.350 euros respectivamente, sin descuentos ni ayudas. Hay que tener en cuenta que este último se asocia con el acabado deportivo VZ que implica más asistentes electrónicos que influyen en la dinámica, además de los mencionados amortiguadores de dureza variable y frenos sobredimensionados. En ambos casos hay soluciones de seguridad de serie, como siete airbags, detector de fatiga al volante, frenado de emergencia que detecta peatones y ciclistas, frenado postcolisión -evita que el vehículo siga moviéndose sin control tras un impacto-, sensores de lluvia y luces, asistente de esquiva, ópticas de Led para todas las funciones, climatización de tres zonas o sistema multimedia con Android Auto y Apple Car Play, entre muchos otros elementos.