19 de enero de 2020
19.01.2020
Prueba

Mercedes-Benz Clase B 200 D, nuevos aires

La tercera generación del monovolumen alemán se beneficia de las últimas tecnologías del fabricante, ganando además en apariencia

19.01.2020 | 04:00
Mercedes-Benz Clase B 200 D, nuevos aires

Tercera entrega del monovolumen compacto de la casa alemana, Mercedes-Benz B 200 D, que llega con todo el poderío de Mercedes-Benz para recobrar un protagonismo que perdía peso en favor de la completa gama 'SUV'. Nos parece que este formato sigue siendo muy interesante para los que buscan el lado práctico de un vehículo, más allá de la estética tan pujante de un coche de aires camperos elevado del suelo. Gente que, en la mayoría de los casos, quiere espacio interior y cierta modularidad y que jamás saldrá fuera del asfalto. Por eso, los monovolúmenes siguen teniendo su hueco en el mercado permitiendo algo de ahorro en el capítulo del gasto y manteniendo además, en el caso de nuestro protagonista especialmente, un tacto muy directo con el suelo que le acerca e incluso supera al de algunos buenos compactos.

Características del Mercedes-Benz B 200 D


Con una longitud de 4,42 metros y la estética de las últimas creaciones de la firma de la estrella -recuerda bastante a un Clase A, un poco más alto-, el nuevo Clase B llegó al mercado el pasado año. Su interior gana en comodidad, espacio, hueco para carga -455 litros de capacidad- y, cómo no, en tecnología. No en vano recibe elementos ya vistos en el compacto, como el sistema MBUX de pantallas corridas -una para la instrumentación y otra para los datos multimedia y mapas- de hasta 10,25 pulgadas cada una. Eso implica el avanzado sistema de reconocimiento de voz -Hey Mercedes...!-, uno de los mejores del mercado por su facilidad de uso e interacción. Nos ha gustado la postura al volante, algo más elevada que en el Clase A y, por tanto, con mejor visibilidad. Esto facilita asimismo el acceso y la salida del coche, algo que se agradece a la hora de hacer los recados cotidianos.

Asimismo, la cota de altura en las plazas traseras permite alojar viajeros de buena talla sin que su cabeza roce el techo. Esta bancada se puede desplazar en opción unos 14 centímetros y reclinar algunos grados los respaldos en porciones de 40/20/40. Por último, notamos la buena calidad de los materiales, que en algunas zonas del salpicadero tienen un acabado negro brillante en el que se marcan las huellas de los dedos, pero el aspecto en general es muy cuidado y distinguido.

Mecánicas del Mercedes-Benz B 200 D

El nuevo Mercedes-Benz Clase B configura su gama con tres niveles de gasóleo-B 180 d con 116 CV, B 200 d con 150 CV y B 220 d con 190 CV- y otros tres de gasolina -B 180 con 136 CV, B 200 con 163 CV y B 220 con 190 CV-. Las transmisiones pueden ser automáticas o manuales para las opciones de gasolina -automática de siete velocidades de serie para el más potente-, mientras que los diésel, a excepción del de acceso, que es manual, montan una automática de ocho marchas. También tiene disponible la tracción total 4MATIC para los B 200 d, B 220 d y B 220. Nosotros hemos tenido la oportunidad de probar una unidad B 200 d con cambio automático.

Confortable y aplomado, la sensación al volante del diésel de 150 CV con caja automática de ocho marchas es que tiene potencia de sobra para cualquier tipo de conducción y carga -hasta hemos mirado la ficha técnica para confirmar el caballaje porque pensábamos que era más potente de lo que anunciaba-. Por otro lado, el refinamiento de la mecánica, que llega muy filtrada a nuestros oídos, contribuye a la sensación de confort en marcha.

Como buen Mercedes-benz, la lista de elementos que monta o puede montar es bastante extensa. Destacan los tres tipos de suspensión -la más deportiva rebaja la altura de los bajos 1,5 centímetros- y permite ajustar su dureza; o los ya habituales, aunque mejorados, sistemas de asistencia, como la dirección activa que mantiene el coche en el carril ayudándose del programador de velocidad con radar, la frenada de emergencia en ciudad con detección de ciclistas y peatones o el detector de vehículos en los angulos muertos. Las llantas pueden ser de hasta 19 pulgadas y la marca da a elegir entre varias líneas de dotación que personalizan algo la carrocería y el habitáculo.

Los precios del nuevo Mercedes-Benz B 200 d parten desde los 34.955 euros con la deseable caja automática de ocho relaciones incluida; si lo preferimos con tracción total, el precio parte desde los 38.665 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Coches de segunda mano

Citroën C3 Diésel en Barcelona

2.690€, año 2007, 139.000 kms. v.1.4 HDi Furiover más

MERCEDES GLA Gasolina en San Sebastián de los Reye

21.490€, año 2018, 53.052 kms. v.GLA 180ver más

Mercedes-Benz Clase C Diésel en San Sebastián de l

21.990€, año 2015, 104.500 kms. v.C 220 d 4MATIC Aver más

Ford F-150 Gasolina en Terrassa

148.500€, año 2019, 0 kms. v.SHELBY 755HPver más

Citroën C3 Gasolina en Móstoles

12.950€, año 2018, 20.726 kms. v.PureTech 60KW (82ver más