17 de mayo de 2018
17.05.2018
Prueba

Audi A3 Sportback g-tron: alternativa coherente

La firma alemana nos enseña que es posible viajar en un compacto de altos vuelos, cargado de tecnología y con un gasto medio irrisorio

17.05.2018 | 12:45
Audi A3 Sportback g-tron: alternativa coherente

La carrera de las marcas por conseguir vehículos cada vez más eficientes nos está dejando modelos francamente interesantes. Además nos abre nuevos horizontes en lo que a combustibles se refiere, más allá del obvio futuro eléctrico que se supone que nos espera. La configuración de motor térmico alimentado por gasolina y gas ya nos dejó un excelente sabor de boca cuando nos bajamos hace unos meses del Seat Ibiza TGI, un vehículo con un poder muy coherente de 95 CV y un consumo difícil de ver, incluso para un híbrido eléctrico en un uso normal, con el que pudimos recorrer casi 400 kilómetros sin gastar una gota de gasolina y por 13 euros que costaba llenar sus tanques de gas natural comprimido. El planteamiento de nuestro protagonista, el Audi A3 Sportback (la carrocería de cinco puertas) g-tron es algo más refinado al partir de la base de uno de los compactos de mayor calidad del mercado, además tiene mayor potencia, 110 CV, un rango que le sitúa en la media de los turismos en nuestro país.

Funcionamiento

Para su vano motor se ha elegido el eficiente bloque de gasolina de 1,4 litros de cubicaje y cuatro cilindros, que funciona indistintamente con el combustible descrito o bien con gas natural comprimido (no confundir con gas licuado de petróleo), recibiendo para tal fin cambios en la culata, el catalizador, los inyectores y el turbo. Da como resultado los anunciados 110 CV (200 Nm de par), muy aprovechables, que le dotan de una conducción bastante más dinámica de lo que imaginábamos. Aunque los verdaderos cambios se encuentran bajo el piso del maletero, donde se han instalado los dos tanques de gas con forma de cilindro, capaces de almacenar hasta un total de 14 kg a una presión máxima de 200 bar. Es cierto que se pierden unos 100 litros en la zona de carga (un total de 280 litros frente a los 380 litros de un A3 Sportback ´normal´), pero las ventajas en el ahorro compensan este inconveniente. Por otro lado conserva su deposito de gasolina, por lo que la autonomía total, sumando ambos combustibles es de 900 kilómetros, equivalente a la de un A3 TDi. Las bocas de llenado están juntas y el proceso de carga de gas se realiza en pocos minutos más que un repostaje normal de gasolina.

En marcha

En la conducción, el calculador del coche prioriza el gasto de gas, pasando a consumir gasolina cuando este se acaba. La potencia del motor es la misma en los dos casos y sus prestaciones van acordes con su rango: 197 km/h de velocidad punta y 10,8 segundos en el ´cero a cien´. Pero sin duda su cifra mas llamativa es su gasto combinado que homologa, 3,4 litros por cada 100 kilómetros (el fabricante ha tenido en cuenta los ciclos de funcionamiento en gas y gasolina). En este punto cabe decir que la red de surtidores de este tipo de gas para automoción se está ampliando muy deprisa, y dentro de poco contaremos con varias localizaciones en nuestra región (hay varias web que informan sobre la disponibilidad en cada zona). Por último hay que destacar el excelente trabajo del cambio automático S tronic de 7 relaciones, disponible además del cambio manual de seis marchas.

Ventajas de ser un A3

A su indiscutible eficiencia se le une la formidable carrocería compacta de nuestro protagonista, muy atractiva por fuera, aunque su diseño no acusa una ruptura muy marcada frente al de la generación anterior (cosas de Audi). Aun así, el A3 actual es atractivo y emana ese aire ´premium´ que atrae muchas miradas. Dentro, sus 4,31 metros de longitud y 1,78 metros de anchura permiten un habitáculo amplio, quizá demasiado sobrio, como alguien nos apuntó, pero rematado con materiales cuya calidad se encuentra por encima de la media del universo de compactos. Para colmo se rodea de la avanzada tecnología del fabricante de Ingolstadt, tanto en materia de soluciones multimedia como en asistentes a la conducción.

Toda una alternativa que nos permite hacer kilómetros, en un compacto ´premium´ y con un gasto irrisorio, aunque encontramos dos matices: los reducidos puntos de suministro, si bien se están ampliado rápidamente en toda la geografía española y también su precio de adquisición de 28.670 euros, aunque hay que tener en cuenta las ventajas de haber conseguido la etiqueta ´Eco´ de la DGT, como la posibilidad de aparcar gratis en algunas zonas regladas (según municipios), la exención de impuestos o la circulación en ciudades en episodios de alta contaminación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor

 

¡Suscríbete a MOTOR!

¿No quieres quedarte sin tu ejemplar? Compra la edición del día por sólo 0,99€ o edición de fin de semana (sábado y domingo, con edición impresa) por 17,95€ al mes