26 de marzo de 2018
26.03.2018
Prueba

Mitsubishi Eclipse Cross 150T KAITEKI 4WD CVT, punto y aparte

Supone un punto de inflexión en la marca por su elevada calidad, bonito diseño y comportamiento equilibrado

23.04.2018 | 13:06
Mitsubishi Eclipse Cross 150T KAITEKI 4WD CVT, punto y aparte

No significa que los otros ´SUV´ disponibles en la casa japonesa desmerezcan en absoluto: tanto el ASX (queda como hermano pequeño de nuestro protagonista) como el Outlander (más grande) están bien rematados y tienen un comportamiento formidable, contando la agilidad y tamaño compacto del primero y todo lo que ofrece el segundo por un precio muy ajustado. Una combinación de ambos podría ser el nuevo Eclipse Cross, que aglutina las cualidades comentadas añadiendo un diseño ´SUV´ tan atrayente que ha causado sensación durante los días que hemos disfrutado de él. Y es que su vista atrevida se sigue asociando con la marca, gracias a un frontal reconocible que reinterpreta el código estilístico usado en el ASX. Pero sin duda su perfil y su zaga le otorgan una mayor personalidad, creando un golpe visual de coupé robusto y vanguardista que se remata en su trasera con unos visibles grupos luminosos que dividen la luneta en dos.

Para cualquier escenario
Mide 4,41 metros de largo, por lo que se acerca más al ASX que al Outlander. Así no tiene problemas para moverse por ciudad, donde también hace valer su posición de mando elevada y sus retrovisores de buen tamaño para aumentar la visibilidad. Fuera de la urbe es extremadamente cómodo y destacamos el acertado ajuste de sus suspensiones, que en su eje trasero adopta una arquitectura multibrazo, más elaborada que la de muchos modelos de la competencia. Eso explica su buen guiado y su nobleza, como pudimos comprobar.
Dentro es muy acogedor y nos han llamado la atención la calidad de los plásticos empleados y su diseño. Modelo también de vocación familiar, no descuida aspectos prácticos, como los numerosos huecos para dejar todo tipo de enseres, el desplazamiento longitudinal de la bancada trasera (unos 20 centímetros y en proporciones 60/40) o el maletero que oscila entre los 466 y los 485 litros en función del tipo de tracción. Delante, el puesto de conducción es moderno, sus mandos están muy a la mano y la pantalla de 7 pulgadas del sistema multimedia se encuentra en una posición muy visible y se puede gobernar a través de una superficie táctil situada cerca del pomo del cambio. La instrumentación que, por otro lado es muy completa, puede sumar la visualización de varios parámetros reflejados en una lámina delante del parabrisas, algo que contribuye a la seguridad en marcha.

Propulsor
De momento, la gama consiste en un único motor de gasolina de 1,5 litros, cuatro cilindros y 163 CV. Su respuesta es más contundente a partir de medio régimen, pero no por eso deja la zona baja (la que nos sirve para iniciar la marcha) más hueca. Disponible también con una caja manual de seis relaciones, nosotros lo hemos probado con la automática de variador continuo de ocho relaciones prefijadas, que añade las levas tras el volante, muy accesibles y prácticas cuando queremos tener un mayor control del coche. Tiene asimismo una posición ´Sport´ que hace los cambios a más revoluciones y aumenta la sensación de agilidad, al igual que la función contraria ´Eco´ que relaja esa sensación consiguiendo a cambio unos consumos que pensábamos imposibles para este tipo de todocamino (nos hemos acercado mucho a la media homologada de 7 litros por cada 100 km). Además podemos elegir entre versiones con tracción total (se une al cambio automático) o al eje delantero.

Acabados
Encontramos los clásicos empleados en otros modelos de la marca: Challenge, Motion y Kaiteki. Como nuestra unidad de pruebas era el tope de gama (si queremos tracción total tiene que ser así), montaba un despliegue de elementos que deja en entredicho a muchos de la competencia al contar con techo panorámico, ópticas de Led para todas las funciones (de excelente alumbrado), control de velocidad adaptativo, equipo de sonido premium, alerta de tráfico trasero, asistencia al aparcamiento, asientos delanteros calefactables, tapicería de cuero o llantas de 18 pulgadas, entre otros. Su precio con esta configuración parte desde los 32.790 euros, pero si prescindimos de la tracción total y el cambio automático, podemos acceder a la gama por un precio de partida de 21.800 euros, con un montón de dotación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor

 

¡Suscríbete a MOTOR!

¿No quieres quedarte sin tu ejemplar? Compra la edición del día por sólo 0,99€ o edición de fin de semana (sábado y domingo, con edición impresa) por 17,95€ al mes


Enlaces recomendados: Premios Cine