Unión Europea

La UE que critica Meloni da más dinero a Italia que nunca

La italiana insiste en el modelo de una alianza de países en el que prevalezcan las reglas nacionales sobre las europeas, un discurso que repite también la francesa Marine Le Pen

Giorgia Meloni

Giorgia Meloni / Europa Press

Irene Savio

Giorgia Meloni, la jefa del Gobierno italiano (aunque ella se hace llamar “presidente”, en masculino) y por ahora única líder de extrema derecha en el poder en un país fundador, se mantiene fiel a sus ideas. Y su modelo de lo que debería ser la Unión Europea, que consiste en una marcha atrás en la integración europea, vuelve a estar al acecho: incluso se repite en la propuesta de Marine Le Pen, la líder de Agrupación Nacional, la formación favorita para ganar en los próximos comicios de la Asamblea Nacional de Francia. 

"Nuestro proyecto podría llevar el nombre de alianza europea de naciones”, ha dicho Le Pen en su última entrevista con El Periódico de España, del mismo grupo editorial que este diario. “[Queremos] una alianza de naciones soberanas, unidas en los grandes temas por una política y un destino comunes”, se lee en el programa de la líder de Hermanos de Italia. Recientemente, desde que salió victoriosa de las elecciones europeas, ha vuelto a vuelto al lenguaje euroescéptico, llamando a la UE “débil”, “demasiado burocrática” o acusándola de “invadir las vidas de las personas”.

Este mensaje choca con la realidad de Italia, un país que a día de hoy recibe más dinero que nunca de Bruselas. Según un informe del Tribunal de Cuentas italiano divulgado este lunes, en 2022 (último año de los que se tiene el dato global actualizado), el país transalpino ha entregado a la UE unos 16.700 millones de euros y ha recibido 36.700 millones de euros, lo que implica que las entradas de dinero europeo más que doblan la cifra de las salidas. Estas cifras dan una continuidad a la tendencia de 2021, ya analizada por este diario. 

Tendencia en aumento

Es el notable contraste con el balance de hace unos años, cuando Italia era un gran contribuyente y daba más dinero del que recibía. Pero la tendencia se ha invertido hasta el punto que las aportaciones de Italia a la UE en 2022 representan un descenso de 7.600 millones de euros respecto a las del año anterior y el flujo de dinero europeo recibido por Italia creció un 37% en ese mismo periodo, lo que se debe principalmente a los fondos de recuperación postpandemia (22.400 millones del total de 36.700 millones de euros).

En paralelo, la misma fuente también señala que se mantienen al alza los fraudes e irregularidades en Italia, con 424 casos, y que han dañado el balance europeo por el importe de 47 millones de euros que la UE tiene que recuperar. “En comparación con los casos de 2021, que sumaban 405 (89 ligados a los Fondos Estructurales y 316 a la Política Agrícola), se confirma la tendencia en aumento”, se lee en el informe del Tribunal de Cuentas italiano. 

El coqueteo del PPE

Los datos se divulgan en un momento delicado para las instituciones europeas ya que los partidos están negociando en Bruselas para la formación de las mayorías que deberán apoyar los candidatos a los puestos más importantes en el Consejo Europeo, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea, donde la favorita es Ursula von der Leyen. Candidata del Partido Popular Europeo (PPE), la alemana ha estado precisamente en la mira de socialistas y liberales por su cercana relación con Meloni, algo que es una importante diferencia respecto a la líder ultraderechista francesa, Marien Le Pen. 

Tanto es así que, de acuerdo con una investigación del medio europeo Politico, von der Leyen incluso habría ocultado un informe europeo en el que se criticaría a Meloni por erosionar la libertad de prensa en su país. La duda es cómo se despejará el enredo.