21 de diciembre de 2020
21.12.2020
La Opinión de Murcia
Crisis del coronavirus

Inquietud en Brasil por las playas atestadas en pleno repunte de la pandemia

Los expertos advierten del riesgo de que las calas se conviertan en espacios de expansión del coronavirus

21.12.2020 | 07:37
Las playas de Río de Janeiro han recibido a miles de bañistas.

Las playas de Río de Janeiro fueron tomadas por miles de cariocas y turistas este domingo, en vísperas del inicio del verano austral, lo que encendió las alertas de los especialistas ante la posibilidad de que tales aglomeraciones agraven la pandemia de la covid-19 en esta ciudad brasileña.

El domingo de sol y las elevadas temperaturas a pocas horas del inicio del verano austral este lunes hicieron que miles de personas acudieran a las playas, en su gran mayoría sin máscara ni cualquier otra prevención, y provocaron aglomeraciones en las famosas arenas de Copacabana, Ipanema y Leblón.

Río de Janeiro, con 24.473 muertes y 406.820 contagios, es la segunda ciudad más afectada por la pandemia del coronavirus en Brasil, que es uno de los epicentros globales de la pandemia, el segundo país con mayor número de fallecimientos por covid en el mundo después de Estados Unidos, y el tercero con más casos, tras Estados Unidos e India.

Tras una semana con esporádicas lluvias, el día soleado y festivo, y temperaturas que llegaron a subir hasta 38 grados centígrados, contribuyeron a las aglomeraciones en las playas de bañistas que no respetaron las reglas de distanciamiento y que, sin protección, practicaron deportes de grupo en las arenas.

El temor de los epidemiólogos es que las aglomeraciones que se vieron en el último domingo de la primavera se repitan durante todo el verano y que conviertan a las playas en caldo de cultivo para la expansión de la pandemia.

"Las playas son lugares abiertos que invitan a actividades al aire libre, pero las personas confunden el esparcimiento al aire libre con el completo descuido de las medidas preventivas. Eso explica las aglomeraciones que vemos en las arenas de personas sin máscara, compartiendo objetos y conversando a cortas distancias", alertó Chrystina Barros, investigadora en salud de la Universidad Federal de Río de Janeiro.

"De esa forma las playas se convierten en un ambiente propicio para la diseminación del virus. Las personas están cansadas de cuidarse y creen que en la playa, al aire libre, pueden convivir sin ningún tipo de prevención", agregó la especialista.

Para Barros, en medio de lo que parece una segunda ola de la pandemia, la llegada del verano supone un riesgo que puede convertirse en tragedia en caso de que las autoridades no impongan nuevas reglas de distanciamiento o no fiscalicen las ya existentes.

"Sin una medida contundente que restrinja las aglomeraciones en las playas, infelizmente tendremos números altísimos de contagios, principalmente porque en esta época coinciden el verano, los festivos de navidad y las vacaciones de gran parte de la población. Los números están subiendo y, sin ninguna medida, terminaremos pagando la cuenta en vidas", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook