15 de diciembre de 2020
15.12.2020
La Opinión de Murcia
Crisis del coronavirus

Alemania advierte de que la situación de la pandemia es "más grave que nunca"

El coronavirus ha dejado en las últimas 24 horas 14.432 nuevos positivos y 500 muertos

15.12.2020 | 19:10
Angela Merkel.

La situación de la pandemia de COVID-19 en Alemania es "más grave que nunca", incluso desde el inicio de la misma, ha advertido este martes el Instituto Robert Koch (RKI), la agencia gubernamental alemana encargada del control de las enfermedades infecciosas.

El presidente del RKI, Lothar Wieler, ha señalado que el número de contagios es más alto que nunca y sigue aumentando. En este sentido, ha agregado que existe el peligro de que la situación empeore y de que cada vez sea más "difícil" hacer frente a la pandemia y sus consecuencias.

Así, ha subrayado que, actualmente, en Alemania hay 325.000 personas infectadas de COVID-19, lo que supone un "importante incremento" respecto a los pocos miles de diagnosticados durante los meses de verano.

Además, ha llamado la atención sobre que el grupo poblacional de las personas de 80 años o más se ve "cada vez más afectado", con un riesgo "especialmente alto" de sufrir cuadros clínicos graves o que lleven a la muerte, según ha informado la agencia de noticias DPA.

A su juicio, el alto número de personas infectadas es resultado del "descuido" de algunas personas, por lo que ha pedido a la ciudadanía que limite sus contactos al mínimo, antes de recalcar que la cifra de nuevas infecciones tiene que disminuir "significativamente".

La pandemia ha dejado en las últimas 24 horas en Alemania 14.432 casos nuevos y 500 muertos, frente a los 16.362 contagios y los 188 decesos de la jornada anterior, según el balance publicado este martes por el RKI.

Con los nuevos datos, el balance de la pandemia en territorio germano asciende a 1.351.510 personas contagiadas y 22.475 decesos. En cuanto a las recuperaciones, la cifra asciende a 1.003.300 personas curadas, incluidas 19.100 que han recibido el alta en las últimas 24 horas.

Las regiones alemanas más afectadas por la pandemia son Renania del Norte-Westfalia (322.051 casos y 4.615 fallecidos), Baviera (261.306 contagiados y 4.936 muertos) y Baden-Wurtemberg (190.418 positivos y 3.524 víctimas mortales). En Berlín el balance se eleva a 79.807 personas contagiadas y 846 decesos.

En este contexto, el ministro de Sanidad de Alemania, Jens Spahn, ha apuntado que la Unión Europea podría llegar a dar su autorización a la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y BioNTech el próximo 21 de diciembre. "Son buenas noticias para la Unión Europea", ha indicado, antes de señalar que confía en poder iniciar la campaña de vacunación antes de final de año.

A pesar del mensaje del titular de Sanidad de Alemania, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha rechazado confirmar el 21 de diciembre como el día en que se autorizará la vacuna en el bloque comunitario. Una portavoz del organismo ha dicho a DPA que la EMA se mantiene en su calendario y tiene previsto adoptar la decisión como tarde el 29 de diciembre.

Falta de disciplina

Por su parte, la canciller de Alemania, Angela Merkel, ha lamentado la falta de disciplina que están teniendo algunos ciudadanos alemanes en relación con las medidas para evitar la propagación del nuevo coronavirus, un comportamiento que ha definido como "devastador".

En un foro online con estudiantes, Merkel ha dicho que algunas personas se confían por el hecho de que el virus suponga principalmente una amenaza para las personas de más edad. "Pero realmente marca la diferencia de si mis padres mueren a los 80 o a los 90 años", ha advertido, según informa DPA. "Las segundas olas de la pandemias son a menudo las más peligrosas", ha asegurado la jefa del Gobierno alemán, antes de hacer un llamamiento a la población para que se tome en serio la situación.

El mensaje de Merkel llega después de que el ministro de Economía alemán, Peter Altmaier, afirmara este lunes que está "relativamente seguro" de que el país no se verá abocado a una recesión como consecuencia del segundo confinamiento por la pandemia.

"Estoy relativamente seguro de que no experimentaremos una recesión como la que sucedió en primavera", aseguró Altmaier, en declaraciones a la cadena de radio Deutschlandfunk. El Producto Interior Bruto (PIB) de Alemania se redujo un 9,8 por ciento en el segundo trimestre de 2020 como consecuencia de la primera ola de la pandemia pero volvió a crecer con un aumento récord del 8,5 por ciento en el siguiente trimestre.

Alemania tiene previsto cerrar todas las tiendas salvo las que prestan servicios esenciales en el marco de un segundo confinamiento que se prolongará desde este miércoles hasta el 10 de enero como mínimo. El nuevo cierre incluye importantes restricciones también para las escuelas y guarderías.

El confinamiento parcial anterior decretado por las autoridades alemanas a principios de noviembre, que supuso el cierre de bares, restaurantes y locales de ocio mientras seguían abiertos los colegios y las guarderías, no ha conseguido frenar el aumento de contagios en el país.

A pesar del mensaje optimista de Altmaier, una encuesta realizada por la Fundación Hans Boeckler ha puesto de manifiesto que cerca del 40 por ciento de los ciudadanos germanos creen que la pandemia ha tenido un impacto negativo en sus finanzas. En junio, el porcentaje de alemanes que tenían esa percepción se situaba en el 32 por ciento. El estudio demoscópico, difundido este lunes, muestra discrepancias entre los ciudadanos de bajos y altos ingresos.

Entre los que ganan hasta 1.500 euros al mes, uno de cada dos ciudadanos sostiene que ha sufrido un impacto negativo en sus finanzas por la pandemia. Entre los que perciben más de 2.000 euros por mes, solo uno de cada tres tiene la misma percepción.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook