10 de noviembre de 2020
10.11.2020
La Opinión de Murcia
Conflicto

Armenia pacta con Rusia y Azerbaiyán para un alto al fuego en Nagorno Karabaj

El primer ministro de Armenia asegura que "el texto es increíblemente doloroso" para su pueblo

10.11.2020 | 07:29
Vladimir Putin y el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinian.

El primer ministro de Armenia, Nikol Pashinian, ha anunciado este lunes que ha firmado una declaración con los gobiernos de Rusia y Azerbaiyán para alcanzar a partir de este martes el que será el cuarto al alto el fuego en Nagorno Karabaj, desde que comenzaron nuevamente las hostilidades a finales de septiembre.

Pashinian ha comunicado a través de su cuenta de Facebook que "el texto de la declaración es increíblemente doloroso" para el pueblo armenio, pero ha tomado la decisión "como resultado de un profundo análisis de la situación militar" y "basado en la creencia de que esta es la mejor solución".

"No es una victoria, pero no hay derrota hasta que te consideras derrotado", ha escrito Pashinian, quien ha expresado la necesidad de "analizar" los "años de independencia" de Armenia para "planificar" el futuro y "no repetir los errores del pasado".

Como consecuencia de este "doloroso" acuerdo, decenas de manifestantes han anunciado que se dirigirán hacia la residencia oficial de Pashinian en la capital armenia, Ereván, para seguir con las protestas que se han iniciado en un primer momento a las puertas del Parlamento.

Algunos partidos opositores al Gobierno de Pashinian, entre ellos el también conservador Armenia Próspera (BHK) -la segunda fuerza con mayor representación en la Asamblea- ya han anunciado que iniciarán una recogida de firmas para iniciar una sesión extraordinaria en el Parlamento con la que intentar frenar este pacto.

Entre los acuerdos que han levantado mayor controversia entre los manifestantes está la devolución de varias regiones bajo poder armenio a la República de Azerbaiyán, como Aghdam, Gazakh, Kelbajar, o de Lachin antes de final de año.

Los manifestantes han protagonizado anteriormente los primeros altercados en la sede del Gobierno en Ereván, rompiendo algunas puertas y ventanas del edificio, e incluso irrumpiendo en la oficina del primer ministro Pashinian, según ha contado la televisión pública del país.

Por su parte, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, ha comunicado que Rusia desplegará un contingente de 1.960 soldados para realizar, junto a Turquía, labores "para mantener la paz" a lo largo del corredor que conecta Karabaj con la ciudad de Lachin.

Una noticia que ha sido confirmada por el propio presidente ruso, Vladimir Putin, a través de una declaración emitida por el canal de televisión Rossiya 24. El Ministerio de Defensa ha señalado que el contingente militar, además de los soldados, incluirá 90 vehículos blindados de transporte y 380 unidades móviles y otros equipos especiales.

"Estoy muy feliz de que hoy se ponga fin al conflicto de años entre Armenia y Azerbaiyán, y a la ocupación de tierras azeríes", ha dicho Aliyev durante un acto televisado por la cadena azerí AzTV.

Cuarto alto al fuego

El nuevo alto el fuego entra en vigor a partir de la media noche de este martes 10 de noviembre, hora de Moscú, y contará en esta ocasión con mayor presencia militar extranjera con el fin de evitar que se viole, como los tres anteriores, pocas horas después de ser anunciado.

Uno de los puntos del acuerdo decreta la presencia militar rusa en Nagorno Karabaj durante los próximos cinco años, con una posible prórroga de otros cinco siempre y cuando los gobiernos de Armenia y Azerbaiyán se muestren de acuerdo.

El corredor de Lachin, región que deberá quedar nuevamente bajo administración de Azerbaiyán antes del primero de diciembre de 2020, deberá contar antes de los siguientes tres años con un plan para la construcción de una nueva ruta que comunique la ciudad azerí de Stepanakert con Armenia, corredor que quedará bajo protección de las fuerzas rusas.

Las tres partes han acordado también el intercambio de prisioneros de guerra, así como la repatriación de cadáveres y el resto de personas detenidas, mientras que los desplazados internos y los refugiados regresarán a Nagorno Karabaj y a otras áreas adyacentes con el auspicio y la colaboración de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Por último, Armenia deberá proporcionar la libre circulación de ciudadanos, mercancías y vehículos entre las regiones occidentales de Azerbaiyán y la República Autónoma de Nakhichevan, bajo administración azerí, y serán nuevamente las fuerzas rusas quienes se encarguen de custodiar estas vías de comunicación.

La región de Nagorno Karabaj, cuya soberanía se disputan desde hace décadas Armenia y Azerbaiyán, está sufriendo una espiral bélica desde finales de septiembre. Los enfrentamientos se mantienen a pesar de que se han acordado tres altos el fuego que han sido incumplidos en cuestión de horas.

La región forma parte oficialmente del territorio de Azerbaiyán pero tiene mayoría de población armenia y está controlada de facto por Armenia desde el final de la última guerra, en 1994, cuando las fuerzas militares armenias se hicieron con el control de este enclave y de varios distritos azeríes colindantes.

Con más de mil muertos, la reciente ola de enfrentamientos ha sido la más mortífera desde que ambos países libraran la guerra a finales de los años ochenta, mientras que decenas de miles de civiles se han visto obligados a desplazarse ante el recrudecimiento de los ataques, según Naciones Unidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook