17 de junio de 2020
17.06.2020
La Opinión de Murcia
Racismo

Bry Malle, el hooligan al que el héroe antirracista salvó la vida

Borrachos, violentos y con antecedentes, el perfil de los ultras que se manifestaron el sábado en Londres

17.06.2020 | 17:05
Patrick Hutchinson, con el manifestante blanco ultra herido al hombro, en Londres, el pasado sábado

Bry Malle es el hombre blanco que un manifestante negro del movimiento antirracista se cargó al hombro, semiinconsciente, para posiblemente salvarle la vida. La foto, que ha dado la vuelta al mundo, fue tomada el sábado en las proximidades de la estación londinense de Waterloo. El tipo en tan penosa situación ha sido identificado este miércoles por la prensa británica.

Malle, de 55 años, es repartidor que vive en Hampshire y acudió, como hace habitualmente, al llamamiento de los grupos de extrema derecha, a los que está vinculado desde hace tiempo, según sus amigos. Después de enfrentarse violentamente con la policía en la Plaza del Parlamento, Malle, que lleva grabado en la pierna el nombre de su equipo de futbol, el Millwall FC, se dirigió con otros a donde se encontraban manifestantes del movimiento Black Lives Matter.

La cosa se puso fea y los suyos le abandonaron. Rodeado, con un ojo morado, la intervención de Patrick Hutchinton, un gigante musculoso, con la misión de que todo trascurriera pacíficamente, cargándoselo a la espalda, le salvó de lo que pudo haber acabado muy mal. Que se sepa, Malle no le ha dado las gracias.

"Un estúpido idiota"

El acto de Hutchinton ha merecido incontables elogios. Al mismo tiempo se ha ido conociendo la identidad de algunos de los supuestos patriotas que cantaban "soy racista y es así como quiero ser", mientras tiraban botellas y botes de humo a la policía.

Patriotas como Andrew Bank, de 28 años, que se echó a llorar cuando el juez le condenó el lunes a 14 días de cárcel por orinar sobre la placa del agente Keith Palmer. La foto provocó una reacción de rabia y condena unánime. Palmer había muerto acuchillado por un terrorista islámico que acababa de protagonizar un ataque mortal en el puente de Westminster y pretendía entrar en el Parlamento.

Bank había bebido, según confesión propia, 16 pintas de cerveza, o lo que es igual, siete litros y medio, desde la noche del viernes, que pasó en blanco, hasta el mediodía del sábado. El padre de Bank le ha descrito como "un estúpido idiota", sin que nadie le contradiga. El alcohol había circulado en abundancia durante la protesta de quienes, en lugar de defender estatuas y grandes valores históricos, como habían anunciado, se comportaron como lo que presumiblemente eran muchos:' hooligans' del fútbol inglés, buscando pelea.

Violencia machista

Otro juzgado y condenado este miércoles es Daniel Allan, de 35 años, filmado pateando en el suelo a un sargento de la policía, junto al Big Ben. El agresor tampoco es precisamente un ciudadano modélico. Allan tiene más de 100 condenas previas y se pasó un año en la cárcel por violencia machista, cuando intentó entrar en la casa de su expareja, a la que llevaba tiempo acosando y la amenazó con secuestrar a dos niños. Ahora el castigo puede ser de entre dos y tres años de cárcel.

Los ultras habían sido convocados por líderes de grupúsculos como English Defence League y Britain First. A este último partencia el supremacista que asesinó a la diputada Jo Cox hace ahora justamente cuatro años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook