06 de noviembre de 2018
06.11.2018
La Opinión de Murcia
Elecciones legislativas

Estos son los estados clave en las elecciones legislativas de EEUU 2018

Los republicanos tienen el control de las cámaras legislativas pero podrían perder al menos una

06.11.2018 | 08:50
Integrantes del grupo ''Your Vote Matters'' animan a votar en San Luis, Misuri.

Pese a que el nombre de Donald Trump no está en las papeletas, está claro que las elecciones legislativas en Estados Unidos son un referéndum sobre su gobierno, en las que están en juego la totalidad de los escaños en la Cámara de Representantes, un tercio de los puestos del Senado, 36 gobernadores y docenas de legislaturas estatales.

Consciente del peligro, el mandatario movilizó a sus electores con mitines en ocho estados -Florida, Ohio, Georgia, Indiana, Misuri, Montana, Tennessee y Virginia Occidental- en menos de una semana.

En estados conservadores como Kansas o Carolina del Sur, los candidatos republicanos no tienen motivos para distanciarse del presidente, muy popular entre el electorado local. Pero en las circunscripciones donde la pelea entre republicanos y demócratas es cerrada, Trump puede ser un factor tóxico. Los candidatos de su partido intentan concentrar su campaña en el sólido crecimiento económico mientras que los demócratas se enfocan en las polémicas políticas migratorias, de salud o comercio que impulsa el mandatario.

¿Qué Estados son clave en las elecciones legislativas de EEUU?

Cada voto cuenta para estas elecciones legislativas que han cogido un aire tan trascendente. Así entra en el escenario el voto latino, que compone 16,4% del electorado de 13 millones. En esta carrera polarizada el país mira de cerca a Florida, un estado pendular en sus preferencias políticas que suele ser clave a la hora de elegir quién se sentará en el Salón Oval, y que suele decidirlo con márgenes muy estrechos.

Además, Nevada y Arizona, ahora en manos de un senador republicano, corren el riesgo de ser desbancados por un representante demócrata gracias a la fuerza del voto latino.

Dos estados que también podrían cambiar de bando, aunque con menos probabilidades serían Tennessee y Texas.

Por otra parte, los demócratas corren el riesgo de perder algunas de sus plazas de senador en Estados en los que Donald Trump ganó en los comicios presidenciales de 2016: Misuri, Indiana, Virginia Occidental, Montana, Wisconsin y Florida son algunos de los Estados que penden de un hilo para los demócratas del Senado.


Respecto a la Cámara de Representantes, la pelea está más distribuida territorialmente. Los demócratas han puesto el foco en distritos republicanos sobre todo en California y Florida. Por eso Trump y el expresidente Barack Obama fueron esta semana a Florida para dar un empujón a los candidatos a gobernador, que las encuestas dan prácticamente empatados.

Pero los republicanos también aspiran a hacerse con dominios demócratas en Florida, Misuri y Dakota del Norte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook