25 de septiembre de 2014
25.09.2014
Oriente Próximo

EEUU y sus aliados lanzan una nueva ofensiva en Siria

Cazas de combate y aviones no tripulados han bombardeado instalaciones petroleras del Estado Islámico

27.09.2014 | 19:07
Fotografía del buque USS lanzando un misil durante maniobras.

Estados Unidos y sus aliados árabes han bombardeado este miércoles una docena de instalaciones petroleras en manos del Estado Islámico en el este de Siria, en una nueva fase de la ofensiva aérea lanzada contra los yihadistas en la región, con la que pretenden acabar con una fuente crucial de ingresos para el grupo terrorista.

El Ejército estadounidense ha confirmado la participación de Arabia Saudí y de los Emiratos Árabes Unidos en estos últimos ataques, en los que cazas de combate y aviones no tripulados han bombardeado instalaciones situadas en torno a las localidades de Al Mayadin, Hasaka y Abu Kamal.

El Comando Central de Estados Unidos ha confirmado que se han producido un total de trece ataques contra doce refinerías modulares de petróleo controladas por los combatientes islámicos del Estado, además de otro ataque que destruyó un vehículo del Estado islámico.

"Todavía estamos evaluando el resultado del ataque a las refinerías, pero tenemos indicios iniciales de que estos han tenido éxito", ha dicho este organismo a través de un comunicado.

Las refinerías modulares son prefabricadas y construidas fuera de las instalaciones para que puedan ser transportadas y puestas en funcionamiento rápidamente. El ejército estadounidense afirma que estas refinerías eran capaces de producir varios millones de dólares en ingresos, además de proporcionar combustible para las operaciones del grupo.

En su intervención en las Naciones Unidas, el presidente estadounidense, Barack Obama, ha insistido en la importancia de eliminar las vías de financiación del Estado Islámico, a la vez que pedía al resto de países que se uniesen para combatir a los yihadistas, comprometiéndose a mantener la presión militar contra ellos.

"Trabajaremos para cortar su financiación, y para detener el flujo de combatientes dentro y fuera de la región", ha sentenciado Obama, en un discurso de cerca de 40 minutos ante la Asamblea General en la ciudad de Nueva York.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook