Seis civiles murieron y tres resultaron heridos en la explosión de una bomba caminera en la conflictiva provincia sureña de Helmand, en el tercer suceso de este tipo en tres días en Afganistán, informó hoy una fuente oficial.

Los hechos ocurrieron en la tarde del sábado en el distrito de Sangin, donde un artefacto explosivo estalló al paso de una furgoneta en la que viajaban civiles, según explicó la oficina del gobernador provincial en un comunicado.

Entre las víctimas hay mujeres y niños, de acuerdo con la nota, que atribuyó la responsabilidad del ataque a la insurgencia.

Este es el tercer suceso de los últimos tres días en el que bombas camineras han acabado con la vida de civiles en Afganistán.

El pasado viernes, siete personas fallecieron en la provincia suroriental de Zabul, mientras que ayer otras tres murieron en la región central de Daykundi, siempre por la explosión de artefactos al paso de los vehículos en los que viajaban.

La guerra afgana se cobró la vida de más de 2.400 civiles en los primeros nueve meses (enero a septiembre) de 2010, según datos de un informe reciente de la ONU.